Las insolencias de la RAE

Esta mañana ha sido publicado en El País un artículo bella y apropiadamente intitulado “La ‘i griega’ se llamará ‘ye'”. Aquí se enumeran algunos de los cambios en la nueva edición de la Ortografía de la Real Academia Española. Aquí nos enteramos, básicamente, de una serie de modificaciones en tres líneas paralelas.

1

En primer lugar, el nombre de ciertas letras queda formalmente estipulado. Esto a mí, básicamente, ni me va ni me viene; pero pa’ que consten aquí los cambios, respecto a los cuales no me pronuncio ni en contra ni a favor, ahí les van: la B se llamará be; la V se llamará uve; la W se llamará doble uve; y la Y se llamará ye. Cito a Javier Rodríguez al elegantemente rematar con la siguiente frase: “Por supuesto, la desaparición de la i griega afecta también a la i latina, que pasa a denominarse simplemente i”. No quisiera yo ser aguafiestas, pero ¿pa’ qué nos hacemos? La B para nosotros seguirá siendo be de burro; la V, ve de vaca; la W, dobleú (me encanta esta palabra que la RAE, por cierto, no recoge); y la Y, i de Yo soy Aquél.

2

Y ahora que mencionamos aquello de Yo soy Aquél, permítanme comentar otra de las puntadas de la RAE. Ésta es más bien una sugerencia y no una imposición, ya que ambas grafías son igualmente válidas. La sugerencia de la RAE es suprimir los acentos para diferenciar entre adjetivos y pronombres. ¿De qué hablamos? No es lo mismo Esta mesa me gusta que Ésta me gusta. Queda claro entonces que el acento nos ayuda para diferenciar entre un adjetivo demostrativo y una locución donde queda implícito el sujeto. Bueno, pues la RAE dice que nanai, que cuello a los acentos, que no son necesarios, que la gente entiende. Entonces, con base en lo que la RAE dice (y viene haciéndolo desde 1960 en sus publicaciones), es correcto escribir “Aquel es muy grande”, “Ese no me gusta” o “Estas ya llegaron”. A mí, nomás de leerlo, me da urticaria.

No sólo adjetivos y pronombres son sujetos a la supresión de acentos a diestra y siniestra. La palabra solo (adjetivo) y sólo (adverbio) también tendrán que sufrir las devastadoras consecuencias de la (anti)cultura de la eliminación de tildes. ¿Y qué pasa entonces en los casos donde cabe la anfibología? Por ejemplo: Llegaré solo esta tarde y Llegaré sólo esta tarde.  Es sólo (así, coño, con acento) gracias a la tilde que podemos inferir lo siguiente: en el primer caso, quien habla dice que llegará sin compañía, mientras que en el segundo caso nos dice que únicamente vendrá esta tarde. Otro ejemplo: Ese pálido se pondrá y Ése pálido se pondrá. En el primer caso sabemos que pálida es la pieza que alguien se pondrá (un vestido, un suéter), mientras que en el segundo ejemplo sabemos que el sujeto de quien se habla se pondrá pálido él mismo. Incluso en estos casos la RAE sugiere suprimir todo tipo de acentos: “El contexto es lo suficientemente claro como para que el lector entienda de qué o de quién se habla”. Ya ven ustedes que no lo es, y que los acentos siguen siendo necesarios.

3

El tercer cambio, y para no marearlos más, está igualmente relacionado con los acentos. Es verdad que los monosílabos no se acentúan a menos que tengan un homófono: por ejemplo, más y mas: más con acento hace alusión al exceso, al aumento o la superioridad, mientras que mas sin acento se emplea como sinónimo de pero o sin embargo: “Quiero más patatas, mas sé que no es bueno para mi salud”. Bueno. Pues en esta cadencia, la RAE ha optado por suprimir los acentos de todos los monosílabos que no tengan homófonos, rompiéndonos así a todos el esquema. Palabras como guión o truhán, consideradas monosílabas por la RAE, pero bisílabas si mantienen el acento, de ahora en adelante tendrán que ser guion y truhan. A mí nomás de escribirlas sin acento se me estruja el corazón.

Mientras en el apartado anterior es posible seguir aplicando el criterio propio para decidir si queremos o no usar acentos para diferenciar entre adjetivos y pronombres y entre solo y sólo, en este caso la eliminación del acento es obligatoria y quien se atreva a acentuar estos “monosílabos” de ahora en adelante cometerá una falta ortográfica digna de toda reprobación y exclusión de los círculos lingüísticos.

***

Bien dice el gran Miguel Ángel Guzmán que en la RAE son extraordinarios lingüistas pero pésimos editores.

Cada quien sabrá qué hacer con todo esto. Yo, por lo pronto, les adelanto que jamás dejaré de acentuar los pronombres que sin acento se travisten de adjetivos, que sólo y solo siempre habré de diferenciarlos con su tilde correspondiente, y que lo de guión y truhán me lo pensaré bien antes de tomar una decisión.

La próxima vez que busque un corrector, yo también voy a poner mis reglas:

“Se busca corrector que se pase a la RAE por el arco del triunfo”.

Sí señor.

***

Un hallazgo. Una palabra bellísima que me encontré en la RAE, que formará parte de la tercera edición: adrenalínico.

Glosario de alto rango pa’ profesos del bilingüismo

Con dos de estas que se avienten frente a la banda circunspecta, bajita la mano y con toda naturalidad, se ganarán el respeto y la admiración generales.

(El grado de estupefacción de la audiencia está directamente relacionado con la cantidad de asteriscos.)

***fulcrum: fulcro (punto de apoyo de la palanca)

***(to) buttress: respaldar, apoyar

***conundrum: acertijo, adivinanza

*cobweb: telaraña

**jostle: empujar

***crux: quid (razón esencial o punto más importante de una cosa)

*proxy: representante, apoderado

***(to) abut: colindar

**(to) intersperse: intercalar

***adroitly: ágilmente

*appraise: valorar

***elide: elidir (frustrar o debilitar una cosa)

*insulation: aislamiento

*(to) outlay: desembolsar

*leverage: influencia

*(to) embed: arraigarse

No desaprovechen esta oportunidad: ¡apréndanse tres y dejen a la banda boquiabierta!

A que no sabías que…

palabras

… estas palabras, de uso cotidiano, tienen dos grafías igualmente válidas:

  • adolorido o dolorido
  • anteayer o antier
  • apartamiento o apartamento
  • apoteótico o apoteósico
  • armonía o harmonía
  • arpa o harpa
  • canturriar o canturrear
  • cebra o zebra
  • cenit o zenit
  • cepillar o acepillar
  • cinc o zinc
  • confesionario o confesonario
  • champaña o champán
  • desapego o despego
  • despabilar o espabilar
  • engrosar o engruesar
  • entremeter o entrometer
  • femineidad o feminidad
  • galopar o galopear
  • gordinflón o gordiflón
  • harén o harem
  • hendidura o hendedura
  • kilogramo o quilogramo
  • lagaña o legaña
  • lagrimoso o lacrimoso
  • lubricar o lubrificar
  • mariguana o marihuana
  • medieval o medioeval
  • menjurje o menjunje
  • ondular o undular
  • pabilo o pábilo
  • pijama o piyama
  • proscrito o proscripto
  • puertorriqueño o portorriqueño
  • reuma o reúma
  • salpullido o sarpullido
  • sondear o sondar
  • vagabundo o vagamundo
  • bautisterio o baptisterio
  • nómada o nómade
  • mixtura o mistura
  • barboquejo o barbiquejo
  • lentejuela o lantejuela
  • querubín o querube

 

Me encontré esto en La fuerza de las palabras* y quise compartirlo con ustedes. Marqué en negritas la forma en la que yo las escribo. Habría que cotejar con diccionarios actualizados para ver cuáles se han descontinuado por completo. Pero denme chance, son las 11:59 de la noche y en ésta, mi nueva vida, Wendolín se despierta a las 5 de la mañana. Pero no me aguanté. Vine corriendo a postearlo.

Y tú… ¿cómo las escribes? ¿Te sabes otra?

*Reader’s Digest, 1977. Es un libro precioso. Inconseguible. Pero tal vez tengan suerte en alguna librería de viejo. Quizá consigan uno como el mío, que hace un par de años me costó $200. Ah, y… por supuesto… en sus páginas vive el alma del propietario original. Siempre he pensado eso de los libros que uno compra en esos cuevones mágicos.

Post al garete

 

Lo mejor de corregir es todo lo que se aprende en el camino. Nomás para que vean de qué estoy hablando, les voy a pasar por acá un par de expresiones que aprendí en el libro con el que estoy trabajando, La muerte del filósofo de Vicente Herrasti (las definiciones las extraje del Gran diccionario de la lengua española de Larousse):

Allende: de la parte de allá. “Allende Coyoacán es donde vivía.” (Pa’ los nostálgicos)

Duermevela: sueño ligero o inquieto, frecuentemente interrumpido. “Pasé la noche en duermevela.” (Pa’ los miedosos)

Al garete: indica que una persona o una actividad va sin dirección o sin propósito fijo. “Voy como al garete después de que terminamos.” (Pa’ los desorientados)

Ahíto: harto. “Estoy ahíta de tantos chismes.” (Pa’ los intolerantes)

Mostrenco: que no tiene hogar ni amo conocido. “Este mostrenco no tiene vergüenza.” (Pa’ los gorrones)

Obstar: ser una cosa inconveniente para otra. Se usa sólo en oraciones negativas. “Que tenga tanto trabajo no obsta para que siga posteando.” (Pa’ los perseverantes)

En lontananza: a lo lejos. “Te reconozco en lontananza.” (Pa’ los románticos)

En ralentí: cámara lenta, visualización de una secuencia cinematográfica a menos revoluciones que las habituales. “Apareciste en ralentí.” (Pa’ los cinéfilos)

Baladí: que tiene poca importancia o valor. “No me vengas con este asunto baladí.” (Pa’ los importantes)

Y ufff… Hay muchas, MUCHAS más. Algunas ya son más específicas, pero estas que les puse aquí me parecen usables en todos los contextos, ¿no?

No sé ustedes, pero a mí me dieron hartas ganas de usarlas en mi cotidianeidad. Habrá que ver con quién puedo usarlas, jajaja, ya que de este lado de la ciudad no conozco ni hablo con nadie 😦

Podría darles una opinión del libro, pero parece que algo muy dentro de mí me grita en lontananza: “¡No! ¡De los libros que corriges no debes opinar!!!”, jajaja.

A ver ustedes, pásenme una palabrita de éstas, para ver si esforzándome a diario logro finalmente incorporarlas a mi vocabulario.

[No puedo escribir tan seguido porque no tengo teléfono aún (ergo, no tengo internet). Además, afortunadamente, a todo mundo le ha dado por publicar en enero, jajaja, y tengo dos libros enormes para corrección… la lectura por placer tendrá que esperar un poquitín.]

En sus marcas… listos… ¡fuera!!!

 

¿Persecusión o persecución?

¿Disolución o disolusión?

¿Rosagante o rozagante?

¿Absorción o absorsión?

¿Disuasión o disuación?

¿Profesía o profecía?

¿Idiosincracia o idiosincrasia?

¿Discusión o discución?

¿Obcecación u obcecasión?

¿Engatuzar o engatusar?

¿Persuación o persuasión?

¿Extinción o extinsión?

¿Cebiche o ceviche?

¿Ingerencia o injerencia?

¿Paradójico o paradógico?

¿Bayoneta o balloneta?

¿Exuberante o exhuberante?

¿Exhorbitante o exorbitante?

¿Cirugía o cirujía?

¿Ingestión o injestión?

***

Ahora sí, las respuestas son:

Persecusión – persecución

Disolución – disolusión

Rosagante – rozagante

Absorción – absorsión

Disuasión – disuación

Profesía – profecía

Idiosincracia – idiosincrasia

Discusión – discución

Obcecación – obcecasión

Engatuzar – engatusar

Persuación – persuasión

Extinción – extinsión

Cebiche – ceviche

Ingerencia – injerencia

Paradójico – paradógico

Bayoneta – balloneta

Exuberante – exhuberante

Exhorbitante – exorbitante

Cirugía – cirujía

Ingestión – injestión

***

Éste no estuvo tan fácil, ¿verdad? ¿Cómo les fue?

El cómo de los porqués

  • ¿Por qué no fuiste a la fiesta?
  • Porque tuve un contratiempo.
  • No entiendo por qué no llamaste… ¿qué te costaba?
  • Tú nunca entiendes de porqués, siempre quieres que todo se haga a tu modo.
  • ¿Y no te has preguntado por qué soy así? Soy así porque tú sigues conduciéndote como si tuvieras doce años.
  • Me voy porque si me quedo discutiremos más.
  • ¿Por qué crees que todo se soluciona discutiendo?
  • Porque no entiendes de razones. Dime tú, entonces, por qué eres tan agresiva.
  • Discúlpame, me ofusco porque te quiero. Quería que estuvieras conmigo porque fue un día muy importante.
  • Lo siento. Jamás pensé que ése fuera el porqué.

*************************

Ya sé que el diálogo es patético… pero han de saber que es la mejor improvisación que he tenido últimamente (jajaja, cómo estarán las otras).

Me he percatado, en mi apasionante trabajo como correctora, de que el uso del porqué no está bien difundido entre los hispanoparlantes.

Este blog tiene la suerte de ser visitado por personas letradísimas, inteligentísimas, a quienes un post como éste les va a dar risa.

También hay, no obstante, otros lectores a quienes les gustaría saber un poquito más respecto al porqué.

Como a mí todo esto me apasiona y me parece re-importante, le dedico un post al porqué de los porqués y a continuación enuncio, a modo de conclusión, las observaciones principales:

  •  Sustantivo: porqué // Explícame el porqué //
  • Interrogación, duda: por qué // ¿Por qué no comentan? // Díganme por qué visitan este blog //
  • Explicación: porque // Yo escribo aquí porque es súper satisfactorio y me encanta //

*Hay quienes usan “por que” separado y sin acento para dar explicaciones: “es ésa la razón por que estoy aquí”; a mí no me gusta, pero también puede usarse.

¿Ya sabes, entonces, por qué a veces se escribe “porque” y por qué a veces se escribe “porqué“?