Te deseo todas las felicidades del mundo en este día tan especial, sé que estarás celebrando en el cielo junto a nuestra madre y te quiero muchísimo.

Muchas bendiciones a ti en este día tan especial, hoy lamentamos tu pérdida, pero sabemos que estás en un lugar mejor, te queremos muchísimo.

Eres un ángel que nos ha enseñado el camino a seguir y nunca nos dejaste solos en el sendero, que el cielo te conceda una eternidad de paz.

Muchas gracias por tus felicitaciones a mi hermana fallecida, fue una persona muy especial y me alegra que tu hayas podido conocerla.

Era un placer tenerte en mi vida, hermana, te extrañaré mucho, quiero que sepas que te apoyo y estaré aquí para ti, durante esta difícil etapa.

Felicidades a una hermana fallecida.

No sabes lo mucho que te echo de menos, siempre eras mi mejor amiga y compañera, y ahora que te has ido me siento totalmente sola.

Espero que encuentres la paz y el descanso eternos, les voy a echar muchísimo de menos a todos vosotros, fuerte abrazo, tu hermana.

Querida hermana, nunca olvidaré todos los buenos momentos que pasamos juntos, siempre serás una persona muy especial para mí, espero que estés disfrutando de la eternidad.

No podemos ser felices sabiendo que nuestra hermana ha muerto, sin embargo, podemos permanecer agradecidos por el tiempo que pasamos con ella.

Hoy podemos celebrar el recuerdo que nos dejó nuestra hermana, esperamos que pueda encontrar la paz en el más allá.

Te mandamos muchas felicitaciones en tu día, que en el cielo estés disfrutando de las bondades que Dios tiene para ti.

Que sepas que todos en la tierra te extrañamos y que nunca te olvidaremos, que en el cielo estés te queremos mucho y eternamente te recordaremos.

Gracias por todos los momentos que pasamos juntas, tantas risas, lágrimas y recuerdos, sé que estás en un mejor lugar y que nos reuniremos de nuevo en el futuro.

Mis más sinceras condolencias por la pérdida de tu hermana, espero que encuentres consuelo en los recuerdos que os unían, que Dios te de fuerzas para seguir adelante.

Muchas felicidades a la hermana que falleció, esperamos que estés disfrutando de un buen descanso, que Dios te bendiga y te dé la paz que tanto necesitas.

Querida hermana, aunque ya no estás físicamente aquí con nosotros, sabemos que sigues cerca y que nos cuidas, nosotros seguiremos estando siempre a tu lado.

Esperamos que puedas disfrutar de la vida allá arriba como lo hacías en la Tierra, te echamos mucho de menos, pero estamos contentos de que hayas podido marcharte en paz.

Hola, Mi hermana falleció el año pasado y quiero felicitarla por su cumpleaños, no sé si está bien celebrarlo, pero quería enviarle un saludo, que pases un feliz cumpleaños, hermana.

Siempre fuiste muy especial para todos nosotros y nos llenabas de alegría, esperamos que en el cielo sigas siendo tan feliz como lo fuiste en este mundo.

Te queremos mucho y estaremos orando por ti, fue un honor compartir mi vida contigo, descansa en paz.

Fue un placer haberte compartido la vida, aunque ahora estés lejos, sabes que siempre estaré en tu corazón.

Espero que encuentres la paz en el cielo y que podamos reencontrarnos en el futuro, te quiero mucho, fue un placer haberte conocido.

Esperemos que estés disfrutando de la eternidad junto a nuestro Padre celestial, que él te conceda todo lo que necesites y que sepas que seguimos pensando en ti.

Aunque ya no estás físicamente con nosotros, siempre estarás en nuestro corazón, nos has dejado un gran vacío, pero sabemos que estarás ayudándonos desde el cielo.

Felicidades por tu hermana que ha muerto, aunque estamos tristes por no poder celebrar su vida junto a nosotros, sabemos que ahora está en un mejor lugar, que descanses en paz.

Te mando una enorme sonrisa, cosas hermosas para ti en tu camino, felicidades a tu alma en el cielo.