No hay mejor regalo para una madre que su hijo, y una buena forma de demostrarle nuestro amor es mediante una carta de cumpleaños. Eres mi ángel y mi mejor amiga, siempre estás ahí cuando te necesito y nunca me fallas en los momentos más difíciles de mi vida.

Que sigas siendo tan fuerte, cariñosa y buena como eres ahora, tengo la certeza de que lo vas a conseguir. Sé que ya no soy una niña y que probablemente ya no te escribo para pedirte que me compres un juguete o me lleves a Disneyland, pero eso no quiere decir que tú eres cualquier persona.

 

 

Espero que sigas siendo mi fuerza y mi apoyo en los momentos difíciles, porque sabes que te quiero muchísimo. Espero que este cumpleaños sea tan especial como tú eres para mí, que Dios te bendiga, por ser una madre tan maravillosa y admirable.

Te admiro por tu fortaleza y coraje, siempre estás ahí para mí y me ayudas en todo lo que puedes. Que seas muy feliz y que Dios te ilumine siempre y espero poder corresponderte algún día con tu amor incondicional.

Carta de cumpleaños para mi madre yahoo.

Tus enseñanzas y consejos me han ayudado a ser la persona que soy hoy en día, es imposible enumerar todo lo que te quiero, pero puedo decirte que eres mi roca, mi apoyo y mi amiga incondicional. Espero que pases un día lleno de alegrías y disfrutes de todos tus seres queridos, sabes que eres la persona más importante en mi vida.

Eres la mejor madre que un hijo puede tener, desde que eras una niña demostraste tu capacidad para cuidar a los demás. Hoy eres una mujer valiente y vigorosa, que siempre nos ha enseñado a ser independientes, siempre estás ahí cuando te necesitamos, incluso en los momentos en los que no somos tan buenos hijos.

 

 

Eres una persona fabulosa, llena de bondad y sabiduría, siempre estaré agradecida por todo lo que has hecho por mí. He pasado por muchas etapas a lo largo de mi vida y sin duda alguna, has estado en todas ellas para apoyarme y ayudarme.

Espero que sigamos compartiendo nuestras vidas por muchos años más, tengo muchas cosas que decirte, pero por ahora te envío un gran abrazo y un beso. A veces parece que has estado en mi vida desde el principio, tienes un don para hacerme reír y para estar ahí para mí en los momentos en que lo necesito.

 

 

Sé que eres increíble, y que todavía nos sorprendes cada año con tu energía y vitalidad, estamos muy orgullosos de ti y agradecidos por todo lo que haces día a día por nosotros. Espero poder devolverte un poco de todo lo que has dado, nadie es más fuerte, inteligente, valiente o generosa que tú, y estoy orgullosa de ser tu hija.

Eres la persona más cariñosa, generosa y leal que he conocido en toda mi vida, siempre estás ahí para escucharme, aconsejarme y apoyarme incondicionalmente. Agradezco a Dios cada día por haberme dado una madre como la que tengo, siempre está ahí para mí, dispuesta a escuchar y a ayudar en lo que pueda.

 

 

Tu amor incondicional es una fuente de seguridad y fortaleza para mí, te deseo un cumpleaños lleno de alegría, amor y salud. Espero que este año te traiga mucha felicidad y que sigas siempre cuidándonos con tanto amor.

Eres una madre maravillosa, que nunca deja de sorprendernos, siempre estás ahí cuando la necesitamos, sin pedir nada a cambio. Tus palabras de aliento nos dan fuerzas en momentos difíciles, espero que este año podamos pasar más tiempo juntas, compartiendo nuestros momentos especiales.

 

 

Eres una madre maravillosa y has estado ahí para mí en todo momento, siempre me encuentro inspirado por tu fortaleza y tu amor ilimitado. Gracias por ser mi fuerza y mi apoyo en la vida, te quiero mucho y te deseo un feliz cumpleaños y espero que sigas siendo fuerte y radiante como siempre.