No sabes cuánto echo de menos tu presencia en mi vida, este año ha sido especialmente duro para mí sin ti a mi lado. Sabes que te quiero mucho y te echaré de menos, pero estoy segura de que nos estarás viendo y guiando desde allí.

Aunque nunca podré abrazarte otra vez, tu recuerdo me dará fuerzas en los momentos difíciles. Aunque estés lejos, siempre estarás en nuestros corazones.

 

 

Sabemos que esta navidad no será la misma sin ti, pero nos consolamos pensando que ahora eres un ángel en el cielo. Esperamos que estés disfrutando de la eterna felicidad junto a nuestros seres queridos que ya se fueron.

No sabemos qué decirte o cómo agradecerte todo lo que nos has enseñado, todo tu cariño y tu amor incondicional. Esperamos poder seguir tu ejemplo y hacerles sentir esa dicha a nuestros propios nietos.

Carta de navidad para mi abuelo fallecido.

Te echo de menos en las largas conversaciones que solíamos tener, en las bromas que nos reíamos juntos y en todos los momentos especiales en familia. Siempre te he recordado con mucho cariño y ahora que ya no estás físicamente aquí con nosotros, lo mismo sigue sucediendo.

Aunque en esta Navidad no estás físicamente con nosotros, espero que estés disfrutando de una feliz NAVIDAD en el cielo. Simplemente no es lo mismo sin ti alrededor.

 

 

Sabemos que probablemente nos estés mirando desde arriba y solo queremos que sepas que te queremos mucho Esperamos que tengas un lugar cálido y acogedor para descansar en el cielo y que estés disfrutando de todas las cosas maravillosas que el paraíso tiene para ofrecer.

No hay nada que me haga más feliz que saber que estás bien y que no te falte nada. Te extrañamos mucho y pensamos en ti a menudo.

 

 

Valoramos los recuerdos que tenemos de ti y siempre los mantendremos cerca de nuestros corazones. Todos te extrañamos mucho durante la temporada navideña.

No es lo mismo sin ti alrededor para compartir todas las festividades. Sé que siempre estás conmigo en espíritu y me reconforta saber que algún día te volveré a ver.

 

 

Esta Navidad es agridulce sin ti, pero estoy agradecido por los recuerdos felices que compartimos juntos. Siempre apreciaré el tiempo que pasamos juntos y seguiré llevando tu recuerdo en mi corazón.

Todos hemos estado muy ocupados este año. Todos deseamos que estés aquí para vernos crecer y cambiar, pero sabemos que nos estás cuidando desde el cielo.

 

 

Te echamos de menos enormemente, pero estamos seguros de que nos estás cuidando desde el cielo. Te echo de menos cada día, cuando veo a tu urna en el salón, cuando miro las fotos en las que estamos todos juntos, cuando me acuerdo de todas las bromas que me gastabas.

Todo me recuerda a ti y me hace sentir mucha pena y dolor. Espero que puedas estar viendo todo lo que está pasando desde el cielo, y que me estés guiando en todo momento.

 

 

Espero que esta navidad podamos estar todos juntos en el cielo, aunque yo se que eres el que nos está guiando. Sé que estabas enfermo y que ya no querías seguir aquí, pero eso no hace que me sienta mejor, espero que en el cielo estés feliz y que nos sigas protegiendo a todos.

Ésta es una carta de navidad especial, donde quiero agradecerte todo lo que me enseñaste y supiste hacer por mí durante mi infancia. Siempre estaré agradecida contigo, pues nunca me fallaste a pesar de todos los problemas que tuvimos. Tus enseñanzas me han servido mucho en la vida, y me alegra saber que estarás viendo desde el cielo todo lo que estoy haciendo.