Hace mucho tiempo que no nos vemos, y eso me tiene muy triste, espero que estés bien y que en estos momentos estés disfrutando de una agradable compañía. Seguro que ya sabes que eres la persona más graciosa y divertida que he conocido, siempre estás dispuesta a pasarlo bien, incluso en momentos difíciles.

Nunca dejas que nadie te diga que no a los planes que propones, siempre estás buscando la aventura. Primero quiero decirte que te quiero muchísimo y que eres mi mejor amiga, segundo, quiero contarte que estuve pensando en ti y en lo mucho que te reías la última vez que estuvimos juntas.

 

 

Bueno, he estado pensando y he decidido que lo mejor que podemos hacer es reírnos un poco de nosotras mismas, así que he preparado esta carta para ti cargada de humor negro. Aunque aparentemente seamos mujeres fuertes y seguras de nosotras mismas, en realidad somos unas vulnerables y tontas ingenuas.

Nos gastamos el dinero en ropa, maquillaje y productos de belleza, cuando en realidad no necesitamos ninguno de ellos. Al menos una vez a la semana nos encontramos con nuestras amigas para contarnos cómo nos fue en el día y lo que hemos comprado.

Carta para hacer reír a mi mejor amiga.

Siempre estamos buscando consejo sobre qué hacer con nuestras vidas, ¿sabes qué? la vida es demasiado corta como para perder el tiempo preocupándonos por esas cosas. Nos gusta complicar las cosas innecesariamente, intentamos ser independientes, pero en realidad necesitamos a alguien que nos cuide.

Siempre estás dispuesta a reír y pasar un buen rato, incluso cuando las cosas no van tan bien, eres muy afortunada de tener ese don, y eso te hace aún más especial para mí. Hoy en día es muy difícil encontrar a las personas que sean capaces de reírse de sí mismas, de sus problemas y de las cosas que les pasan.

 

 

Por eso eres especial, porque sabes reírte de la vida, hay personas que se enfadan cuando les pasa algo malo, pero tú siempre encuentras la forma de reírte. No sabes cuánto echo de menos reírme a carcajadas contigo, espero que estés bien y que hayas encontrado el equilibrio en tu vida.

Nunca me cansaré de reírme contigo, tú eres la persona a la que recurro cuando necesito despejarme. Tus historias idiotas siempre me sacan una carcajada, además, eres capaz de sacarme una sonrisa incluso en los momentos más oscuros.

 

 

Siempre hemos estado en las buenas y en las malas, y nunca nos hemos dejado, espero poder volver a reírnos juntas pronto. No hay nada como tener una persona a la que poder acudir en momentos de alegría o de dolor, alguien en quien confiar ciegamente y que nos conoce mejor que nadie.

En los momentos en que necesito reír, contigo soy capaz de ver el lado divertido de las cosas, me haces reír a carcajadas con tus historias y anécdotas, y eso es algo que valoro muchísimo. Sin ti, la vida sería mucho más aburrida, pero además de ser una excelente amiga, eres una persona en quien puedo confiar en momentos difíciles.

 

 

Cuando necesito hablar, estás ahí para escucharme y eso me alivia enormemente, sabes sacar lo mejor de mí, y eso es algo digno de agradecer. Sé que hemos pasado por muchas cosas buenas y malas, y que nunca nos hemos separado, siempre estuviste ahí para mí, incluso en los momentos en que yo no quería estar cerca de nadie.

Segundo, quiero decirte que te quiero mucho y que siempre estaré a tu lado, siempre que tengas un problema, no dudes en llamarme, porque estaré encantada de ayudarte. Seguro que a estas alturas ya te has dado cuenta de que estoy en el extranjero, pero no te preocupes porque estoy bien.