A veces se siente como si fuera ayer que estabas aquí con nosotros y otras veces se siente como si te hubieras ido para toda la vida. Sé que ahora estás en un lugar mejor y que algún día te volveré a ver. Recuerdo la última vez que te vi, en aquel hospital, sostenía tu mano y te despedías con los ojos llorosos.

Quisiera regresar y verte de nuevo, que me des un abrazo para estar más tranquila aquí en la tierra. Espero que puedas cuidarme y ayudarme a lo largo de la vida. Espero que seas feliz y que puedas vernos a todos desde allá arriba. Siempre fuiste tan hermosa persona, te gustaba ayudar a los demás sin nada a cambio. Espero que todos podamos estar juntos de nuevo algún día.

 

 

Incluso cuando era un adolescente difícil, siempre fuiste paciente y amoroso. Sé que siempre puedo acudir a ti en busca de orientación y apoyo, y estoy agradecido por eso. Te extraño mucho y sé que te volveré a ver en el cielo. Hasta entonces, por favor cuídame y dame fuerza cuando lo necesite.

Todavía estoy en la escuela y estoy tratando de averiguar qué quiero hacer con mi vida. Creo que me gustaría ser médico o maestro.Siempre fuiste tan buena dando consejos, pero sé que me estás cuidando, y eso es muy reconfortante.

Carta para mi abuela que esta en el cielo.

Realmente te extraño mucho aquí en la Tierra. Espero que la estés pasando muy bien en el cielo y que puedas hacer todas las cosas que siempre has querido hacer. Te extraño mucho desde que falleció. Realmente deseo que puedas regresar, pero sé que eso no es posible. Te seguiré extrañando y pensando en ti todos los días.

Estoy bien aquí en la tierra, pero desearía que pudieras estar aquí para verme, aunque sé que siempre estás conmigo. Estoy bien, pero realmente estoy luchando en este momento. Estoy pasando por muchas cosas difíciles y realmente me vendría bien tu apoyo. Me has enseñado tanto en esta vida, todos los valores y mi forma de ser es gracias a ti.

 

 

Te extraño mucho y desearía que estuvieras aquí conmigo, pero sé que estás en un lugar mejor. Sé que nosotros, los que te quedamos en la tierra, necesitamos mucho tu ayuda y tu sabiduría. Sé que eres ahora un ángel en el cielo y que desde allí nos cuidas a todos, pero me gustaría que pudieras estar aquí conmigo para abrazarme cuando lo necesito, para ayudarme a superar estos momentos difíciles.

Espero que te vaya bien en el cielo. Ojalá pudiera hablar contigo y contarte mi vida, pero sé que puedes ver todo lo que está pasando desde allá arriba. Quiero ser una buena persona para que te sientas orgullosa; que seas feliz en el cielo, mientras tanto yo lo haré aquí en la tierra. Sé que me estás cuidando y siento tu presencia a veces. Es reconfortante saber que todavía estás conmigo. Siempre eras mi roca, mi apoyo incondicional.

 

 

Siempre estabas ahí para mí, y ahora que no estás físicamente aquí, siento que hay un gran hueco en mi corazón. Recuerdo que siempre me decías que la vida es una aventura, y aunque a veces no lo creía, ahora lo entiendo.

Apenas puedo creer que estés en el cielo, pero eso es lo que dicen las personas que creen en Dios. Espero que estés feliz allí arriba. Aún recuerdo el día en que te fuiste. Fue muy duro para mí. No imagine que te ibas a ir tan pronto de esta tierra.

 

 

Se que estas en unas mejores manos y que Dios tenía otros planes para ti. Espero que nos sigamos viendo en sueños y que podamos seguir hablando y contándonos nuestras aventuras.

El mundo está muy vacío sin ti, siempre eras tan buena conmigo, me enseñaste tantas cosas y me preparaste para ser una buena persona. Tu amor y tu apoyo significaban todo para mí. Ahora que ya no estás aquí, siento una gran soledad.