Te escribo esta carta el día de nuestra boda, con una enorme sonrisa en mi rostro, hoy es el día que hemos estado esperando durante tanto tiempo y no puedo estar más feliz de compartirlo contigo. Sé que estarás nervioso, pero te aseguro que todo saldrá perfecto, eres el hombre que amo más en el mundo y estoy segura de que seré muy feliz a tu lado.

Siempre he soñado con el día en el que nos casaríamos y ahora que ese momento ha llegado, estoy segura de que será el comienzo de una hermosa aventura. Espero que nuestro matrimonio sea lleno de amor y felicidad, te prometo que te voy a amar y cuidar siempre, para que juntos podamos disfrutar de todas las cosas buenas que la vida nos tiene reservadas.

 

 

Aunque no te lo he dicho nunca, sabes que eres el amor de mi vida, desde el momento en el que nos conocimos, supe que quería pasar el resto de mi vida a tu lado y aquí estamos, casados y unidos para siempre. Aún me cuesta creer que estamos aquí, que nos vamos a casar, quiero que sepas que eres el amor de mi vida, que desde que te conocí supe que quería pasar el resto de mi vida contigo.

A partir de este momento, formaremos una sola unidad y estoy segura de que juntos podremos superar cualquier adversidad. Te prometo ser fiel y amoroso en todos los momentos de nuestra vida juntos, espero que esta unión nos permita crear una familia maravillosa en la que podamos compartir nuestros sueños y alegrías.

Carta para mi esposo el día de la boda.

Juntos enfrentaremos cualquier problema que se nos presente, prometo amarte incondicionalmente, darte cariño y compañía, nunca dejarte solo y estar siempre a tu lado en las buenas y en las malas. Desde el momento en que nos conocimos, supe que seríamos felices juntos y aunque en ocasiones hemos pasado por momentos difíciles, nuestro amor nos ha permitido salir adelante.

Hoy seremos marido y mujer, y estamos listos para comenzar nuestra aventura juntos, estoy segura de que será una magnífica experiencia compartir nuestras vidas. Eres el hombre que amo y elegí para compartir mi vida, espero que este día sea tan feliz para ti como lo es para mí.

 

 

Estoy segura de que juntos podremos enfrentar cualquier cosa, gracias por ser el marido que soy afortunada de tener. Espero que este sea el comienzo de una larga y feliz vida juntos, te prometo que seré tu fiel y amorosa esposa, y que estaré siempre a tu lado para cuidarte y amarte.

Tú eres el hombre que me hace sentir más complacida en el mundo, y gracias a ti he aprendido lo que es realmente el amor. Desde el día en que nos conocimos, supe que era el hombre de mi vida, hoy, después de haber pasado por el altar, estoy más segura que nunca de ello.

 

 

Le doy las gracias por estar a mi lado en esta aventura llamada matrimonio, espero poder pasar el resto de nuestras vidas juntos, cumpliendo nuestros sueños y manteniendo nuestro amor incondicional. Cuando te vi en el altar, con toda la gente a tu alrededor, me di cuenta de que eras la persona a la que estaba destinada.

Sabes cuánto te quiero y cómo anhelo estar a tu lado para siempre, eres el amor de mi vida y estoy muy feliz de estar contigo. Eres mi único amor y quiero que sepas que vas a ser el padre de mis hijos, el hombre que va a cuidar de mí a lo largo de nuestra vida juntos.

 

 

Fue un día especial el que nos unió por el sacramento del matrimonio, y desde ese momento me has demostrado lo que es el verdadero amor. Eres mi fortaleza en los momentos difíciles y mi compañero fiel en todo momento, te agradezco por estar a mi lado en esta aventura que es la vida.