Te he enseñado desde que eras muy pequeña a valorar las cosas buenas de la vida, a ser independiente y a no rendirte nunca. Espero que estas enseñanzas te sirvan de ayuda en tu vida.

En esta carta te diré lo mucho que te quiero y lo orgulloso que estoy de ti. Sé que has pasado por momentos difíciles, pero has demostrado tener una fortaleza y una resiliencia enorme. Espero que continúes empoderándote y defendiendo lo que crees, porque eres una persona valiosa y única.

 

 

Cuando naciste experimenté un amor que no había sentido antes, un amor absoluto que me llenó por completo y que continuó creciendo cada día que pasaba a tu lado. No hay palabras para describir el cariño que siento por ti.

Siempre has estado en mi corazón y en mis pensamientos, y eres el regalo más importante que Dios me ha dado. Eres la alegría de nuestras vidas y no sabemos qué haríamos sin ti. Esperamos que esta carta te llegue cuando todavía seas joven y lo suficientemente fuerte como para seguir luchando por tus sueños, aunque a veces la vida pueda ponerte las cosas difíciles.

Carta para mi hija.

 

No hay forma de explicar con palabras lo mucho que te amo, ni lo orgulloso que estoy de ti. Sé que a veces te cuesta creerlo, pero eres una niña increíble. Quiero que sepas que, aunque a veces te equivoques o cometas errores, estoy dispuesto a perdonarte y ayudarte a aprender de ellos. Siempre seré tu mayor fan y estaré a tu lado para apoyarte en todo lo que hagas.

Has llenado mi vida de gozo y amor incondicional. Eres mi orgullo y mi inspiración, y sin ti no podría vivir. Siempre estaré ahí para ti, dispuesta a escucharte y auxiliarte en todo lo que necesites. Te aprecio muchísimo y estoy segura de que serás la mejor persona del mundo.

 

 

Te deseamos mucha felicidad, éxito y afecto en tu vida. Siempre recordarás que tu padre y tu madre te quieren muchísimo, incluso cuando estemos separados por una gran distancia. Nunca olvides que estoy siempre a tu lado, para apoyarte y ayudarte en todo lo que necesites. Siempre seré tu mejor amigo y confidente.

Quiero que sepas que eres y serás siempre mi mayor motivación para seguir adelante, incluso en los momentos más difíciles. Te quiero mucho y estaré siempre orgulloso de ti. Has luchado y triunfado en todo, y eres una persona admirable. Siempre has sido muy independiente, y eso me llena de alegría.

 

 

Espero que sigas siendo fuerte en todo lo que hagas. Recuerda que nunca estás sola, que aquí siempre estaré para auxiliarte. Aunque estés lejos, estaré siempre contigo. Sé firme y lucha por lo que quieres, que el mundo es mucho mejor contigo en él.

Espero que sigas siendo la estrella brillante que eres. Siempre estaré pensando en ti y orando por ti. Te quiero mucho y nunca te olvidaré. Recuerda que eres fuerte y capaz de enfrentarte a todos los retos, por muy difíciles que parezcan.

 

 

Nunca olvides que soy tu orgullo y que siempre estaré a tu lado para apoyarte en lo que necesites. Sabes que eres muy importante para mí, y que haré todo lo posible porque estés feliz. Aunque a veces no podamos estar juntos, sé que en el fondo estarás siempre en mi corazón.

Recuerda que no estás sola, yo estaré siempre ahí para ti. Confía en ti misma y en tus capacidades, porque eres capaz de lograr todo lo que te propongas. Te apoyamos incondicionalmente, y estamos seguros de que eres capaz de lograr todo lo que te propongas en la vida. 

 

 

No olvides que siempre puedes contar con nosotros, y que estamos dispuestos a escucharte y a ayudarte. Confía en ti misma, en tu fuerza y en tus capacidades, y nunca pierdas la fe. Eres la persona más importante de mi vida y que siempre te voy a querer, independientemente de lo que pase. Aunque a veces peleamos, nunca dudes que siempre voy a estar ahí.

Eres mi orgullo, mi alegría y la razón de mi existir. Siempre estás en mis pensamientos y oraciones y nunca dejaré de amarte incondicionalmente.