Aunque tu vida no sea la misma que la de otros niños, eres para mí el mejor hijo que Dios me ha podido dar. A veces cuesta entender el mundo que nos rodea, sobre todo cuando éste nos parece injusto.

A ti, que tienes parálisis cerebral, te ha tocado vivir una realidad a la que nadie debería enfrentarse. Sé que a veces te sientes incomprendido y hasta frustrado, pero debes saber que estamos orgullosos de ti y que nunca dejarás de ser mi hijo especial.

 

 

Sé que no ha sido fácil para ti luchar contra la parálisis cerebral, pero nunca has dejado que te venza, has luchado con valentía y nunca has rendido ante nada. Tu eres una inspiración para nosotros y a pesar de las dificultades que enfrentas, nunca bajas los brazos, tu fuerza y determinación son inquebrantables y eso nos llena de alegría.

Aunque la parálisis cerebral ha marcado tu vida de manera permanente, no la has dejado dominarte. Eres un hijo maravilloso, inteligente y lleno de vida, sé que enfrentarás esta situación con el mismo coraje y determinación que has demostrado hasta ahora.

Carta para mi hijo con parálisis cerebral.

Tu sonrisa y tu bondad irradian felicidad a todos los que te rodeamos, a pesar de todo, sé que esto es difícil para ti. Pero debes saber que, aunque la vida no siempre te sonríe, nosotros estamos siempre a tu lado.

Eres un hijo maravilloso que nos ha enseñado a todos a ser más fuertes y a valorar cada momento de la vida. Sabemos que el camino que tienes por delante no va a ser fácil, pero estamos seguros de que con tu fortaleza y coraje podrás lograrlo todo.

 

 

Aunque en ocasiones te sientas cansado o frustrado, sé que tienes el coraje para seguir adelante. Tu sonrisa es una constante fuente de alegría para mí, y me llena de orgullo ver cómo luchas día a día por alcanzar tus metas.

Aunque tu cara no refleje lo que siento en el corazón, sé que estás ahí, no puedo verte, ni tocarte, pero sé que existes. Tu mirada llena de luz me decía que ibas a hacer cosas grandes en la vida, y así ha sido.

 

 

Sé que en este momento estás pasando por una etapa difícil, pero no te preocupes, mamá y papá estamos aquí para ayudarte a superarla. Espero que esta situación en la que te encuentres mejore pronto, pero mientras tanto quiero que sepas que estaré junto a ti siempre.

Fue una gran sorpresa para nosotros enterarnos de tu enfermedad y aunque al principio no entendimos por qué Dios nos había castigado de esa manera, con el tiempo aprendimos a aceptar tu situación y a amarte justamente como eres. Sé que a veces te cuesta moverte y eso te hace sentir diferente a otros niños, pero sabes que en el fondo eres igual que todos.

 

 

Es cierto que a veces las cosas se presentan más difíciles, pero no por eso hay que rendirse. A pesar de que te has visto afectado por una enfermedad eres y seguirás siendo igual de especial y precioso para nosotros.

Sabemos que esto no es fácil para ti, pero queremos que sepas que estamos orgullosos de ti por todo lo que has logrado. Te escribo esta carta con mucho amor, para que sepas que, aunque estés enfermo, eres muy valioso para nosotros.

 

 

Tu parálisis cerebral no significa que no seas capaz de hacer cosas, solo que los haces de una manera diferente. Aunque la parálisis cerebral te limita en muchos aspectos, eres capaz de hacer cosas que mucha gente no podría, tu capacidad de amar es inmensa y eso es lo que nos hace fuertes en momentos difíciles.

Aunque a veces puedas sentirte triste, enfadado o solitario, quiero que sepas que eres una persona maravillosa, valiosa y única. Nadie tiene tu forma de ser y nadie puede hacer las cosas como tú, tu enfermedad es solo una parte de ti, no defines quién eres como persona.