Tu padre y yo hemos tomado la decisión de separarnos, pero eso no significa que nos vayamos a dejar de querer. Tú eres lo más importante para nosotros y estaremos siempre juntos, a tu lado, aunque la vida nos separe, nunca podremos separarnos del amor que te tenemos.

Te prometo que voy a ser la mejor madre que pueda ser, intentando llenar el vacío que tu padre deja en nuestra casa. A pesar de las dificultades, la vida de una madre soltera tiene sus recompensas, podemos ser flexibles y no necesitamos depender de nadie.

 

 

Eres un gran hijo y me has dado muchas alegrías, a pesar de que no he podido estar a tu lado todo el tiempo, te he cuidado y protegido el mayor tiempo que he podido. No es fácil ser madre soltera, pero sé que puedo contar contigo para sacar adelante esta aventura.

A pesar de las dificultades que hemos tenido en nuestra vida, eres un niño feliz y lleno de vida, es por eso que nunca dejaré de luchar por ti. Eres un hijo maravilloso, y aunque la vida nos ha puesto a prueba, siempre nos has demostrado lo fuerte y valiente que eres.

Carta para mi hijo de una madre soltera.

Sé que te resulta difícil crecer sin un padre a tu lado, pero recuerda que tengo todo el amor del mundo para ti. Te deseo lo mejor en esta vida, hijo mío y nunca olvides que eres lo más importante para mí y que siempre voy a estar ahí para ti.

Espero que sigas siendo el niño sensible, cariñoso y preocupado por los demás que eres ahora, eres mi gran orgullo y mi mayor alegría. Tú eres mi motivación para seguir adelante cuando las cosas se ponen difíciles, siempre estaré ahí para ti, querido hijo, independientemente de las circunstancias.

 

 

Eres mi orgullo y mi alegría, siempre has sido un niño muy inteligente, sensible y cariñoso, a pesar de las dificultades, nunca dejas de sonreír. Te quiero tanto que incluso me da miedo, porque sé que un día te vas a ir de mi lado y no voy a poder hacer nada para detenerte.

Como sabes, estoy soltera y desde que naciste he tenido que hacer todo sola, aunque a veces me he sentido cansada, he luchado por ti. Aunque a veces nos hemos peleado, en el fondo sabes que te quiero y que haría cualquier cosa por ti, espero que puedas entender esto y que me perdones por cualquier cosa que te hayas sentido mal por mi culpa.

 

 

Que sepas que eres capaz de enfrentar todas las adversidades porque tienes dentro de ti la fuerza y el coraje para hacerlo, que eres inteligente y creativo. Hijo mío, aunque no puedo estar a tu lado, quiero que sepas que estoy orgullosa de ti, siempre has intentado cumplir con tus obligaciones, independientemente de las circunstancias.

Siempre has sido una bendición en mi vida, aun cuando te hayas portado mal, espero que sigas siendo bueno y que desde tu corazón sepas perdonarme cuando me equivoque. Eres un regalo de Dios, y aunque quizás no lo sepas o no lo sientas así, lo eres para mí, he sido una madre soltera durante toda tu vida.

 

 

Siempre has estado en mi corazón, y eso no va a cambiar nunca, aprender a ser padre y madre sola a la vez no ha sido fácil, pero hemos hecho frente a todos los desafíos con el apoyo de Dios. Tú eres mi sangre y mi vida y prometo protegerte y amarte incondicionalmente hasta el final de mis días.

Nunca te he dado por vencido y eso me llena de orgullo, siempre luchas por lo que quieres, sin importarte el costo. Sé que el camino de la vida no ha sido fácil para ti, pero te aseguro que nunca te he dejado solo. Siempre me alegrarás el corazón con tus sonrisas y me rescatarás de la melancolía con tus abrazos.