Ojalá hubiera podido despedirme y decirte cuánto te amaba. Sé que siempre estuviste ahí para mí, incluso cuando estaba siendo difícil. Espero haber podido devolverte ese apoyo en tu momento de necesidad.

No puedo evitar pensar en todos los grandes momentos que pasamos juntos. Ojalá estuvieras aquí para compartirlos conmigo. Sé que me estás cuidando y eso me da algo de consuelo.

 

 

Desearía que estuvieras aquí conmigo ahora, mientras lucho por algunos de los momentos más difíciles de mi vida. Sé que serías la persona perfecta para ayudarme a ordenar mis pensamientos y sentimientos.

Hay momentos en los que me siento tan perdido y solo, y es en esos momentos cuando anhelo más tu presencia. Sé que siempre estás conmigo, pero aún me resulta difícil no poder compartir mis experiencias contigo en persona.

Carta para mi madre que ya no esta conmigo.

Te seguiré llevando en mi corazón siempre, y nunca olvidaré el inmenso amor y apoyo que siempre me has brindado. Tú eras la única persona a la que podía acudir en busca de consuelo y ayuda en los momentos difíciles y ahora que no estás aquí para consolarme me siento muy solo.

A pesar de que hace tiempo que te fuiste, sigo sintiendo tu presencia a mi lado, creo que ese es un gran regalo que nos ha dejado la vida, el poder sentirte cerca, aunque estés lejos. No sé si en algún momento de tu vida has sentido lo mismo que yo, esa inmensa y profunda conexión que nos une a ti y a mí, pero te aseguro que existe.

 

 

Esa sensación es lo que me ayuda a seguir adelante cada día, sabiendo que, aunque estemos separados por la distancia, estamos unidos por el corazón. Gracias por todo lo que has hecho por mí, por enseñarme el valor de la vida, por llenarme de amor incondicional y por guiarme en el camino.

Siempre fuiste uno de mis mayores apoyos y la persona más importante de mi vida. Siempre estuviste ahí para mí, sin importar qué, y siempre te estaré agradecido por eso. Fuiste mi roca, y sé que siempre pude contar contigo.

 

 

Sé que ahora estás en un lugar mejor y me alegro de que finalmente estés libre de todo el dolor y el sufrimiento por el que pasaste. por aquí en la tierra. Estoy seguro de que me cuidas y me ayudas en todo lo que hago.

Estoy muy agradecido por todas las cosas que me enseñaste. Sé que no estaría donde estoy hoy sin tu guía. y amor, espero enorgullecerte y seguir haciéndote sonreír desde lo alto. Sé que estás conmigo en espíritu y siento tu presencia a menudo.

 

 

Sé que estás orgulloso de mí y de lo que he logrado en mi vida. Sé que me miras con desprecio y que me ayudas, pero aun así desearía que estuvieras aquí conmigo. Espero que seas feliz y saludable dondequiera que estés.

Sé que me estás cuidando y te lo agradezco. Estoy bien, pero realmente desearía poder compartir todas mis buenas noticias contigo en persona. Hace exactamente un año que te fuiste y a pesar de que ya estoy acostumbrado a notar tu ausencia, cada día me cuesta un poco más lidiar con ella, sé que estás lejos, pero a veces te siento tan cerca que me dan ganas de llorar.

 

 

No importa cuántas veces nos golpeemos contra la vida, siempre hay una razón para seguir adelante. Ojalá hubiéramos podido estar juntos más tiempo, pero sé que ahora estás en un lugar mejor.

Espero que estés feliz y en paz. Pienso en ti a menudo y te extraño profundamente. Sé que siempre estás conmigo en espíritu y te lo agradezco. No hay palabras que puedan describir verdaderamente cuánto te extraño, se siente como un dolor profundo y penetrante que nunca desaparece.

 

 

Pienso en ti todos los días y, a menudo, me encuentro hablando contigo como si todavía estás aquí. Siempre me dices que hay mucho en la vida que merece la pena ser experimentado y yo intentaré seguir tu consejo. Espero poder verte de nuevo en algún momento y contarte todo lo que he estado haciendo.