Han pasado muchos años desde que nos conocimos en la universidad y desde entonces hemos compartido muchas cosas juntas. Durante estos años hemos viajado, hemos madurado y hemos aprendido mucho, hemos experimentado la alegría y la tristeza, pero a través de todo siempre hemos sido amigas.

Sin embargo, el destino nos tiene reservadas nuevas experiencias y es por eso que me voy a marchar, te deseo lo mejor en tu vida, y espero que nos sigamos viendo a menudo y que podamos seguir compartiendo nuestras experiencias. Después de muchos años de amistad, llegó el momento de decirnos adiós, ha sido un placer compartir contigo risas, lágrimas y momentos especiales.

 

 

Fue un placer compartir contigo estos años de nuestras vidas, nunca olvidaré todos los buenos momentos que hemos pasado juntas. Sé que en el futuro seguiremos en contacto a través de las redes sociales, pero nada será igual que compartir nuestras vidas cara a cara.

Compartimos muchas alegrías y momentos felices, y me siento afortunada de haberte tenido a mi lado en los momentos difíciles. Sé que esto no es lo que quieres oír, pero estoy segura de que encontrarás una forma de ser feliz, te deseo todo lo mejor en el futuro y estaré siempre en tu corazón.

Carta para mi mejor amiga de despedida.

Aunque estamos separadas por miles de kilómetros, nunca nos hemos sentido realmente lejos el uno del otro. Sé que nos veremos de nuevo en el futuro, pero no será lo mismo sin nuestras conversaciones infinitas, ni nuestros viajes improvisados.

Siempre estaré agradecida por todo el apoyo incondicional que me has brindado durante todos estos años. Te agradezco mucho todo lo que has hecho por mí y te prometo que no olvidaré nuestra amistad, sé que nos seguiremos escribiendo y manteniendo el contacto, aunque estaré sin duda lejos de ti.

 

 

Sé que esto no es para siempre, que pronto podremos vernos de nuevo y reírnos juntas, pero en este momento, me cuesta mucho imaginar la vida sin ti. Ha sido un honor compartir contigo tantos momentos felices y tristes, risas y lágrimas, y aunque nunca hemos sido inseparables, siempre hemos estado ahí la una para la otra en los momentos en que lo hemos necesitado.

Fue un placer enorme compartir contigo los mejores momentos de nuestras vidas, nunca olvidaremos lo bueno que hemos pasado juntas. Sé que esto es duro para ti, pero estoy segura de que vas a irte a otro lugar lleno de posibilidades.

 

 

Han sido muchos años juntas en los que hemos compartido momentos increíbles, siempre estuviste ahí para mí cuando lo necesité y, a pesar de las distancias, nunca dejamos de lado nuestra amistad. Aunque el destino nos separa, nuestros corazones seguirán unidos, sé que nunca me olvidarás y espero que, a tu vez, yo nunca te olvide.

No sabemos cuándo ni cómo volveremos a vernos, pero estamos seguros de que lo haremos, te deseamos lo mejor en tu vida, esperamos que sigas siendo la persona increíble que eres, llena de positivismo y de ganas de vivir. Nosotros seguiremos siendo tus mejores amigos, aunque estemos en lugares distintos, recordaremos todos los buenos momentos que hemos pasado juntos, y esperamos volver a disfrutarlos muy pronto.

 

 

Sé que nos veremos de nuevo, pero no podré estar ahí para ti cuando lo hagamos, así que, en este momento, quiero que sepas cuánto te quiero. Pasaron muchos años desde que nos conocimos y, aunque en algunos momentos nos hemos alejado, hemos permanecido unidas en el corazón.

Hoy me despido de ti, pero nunca te olvidaré, espero que sigamos en contacto en el futuro, aunque sea solo por email o WhatsApp. Creo que esta es la última vez que nos vemos, te agradezco por todo lo que vivimos juntas, y, sobre todo, por haberme acompañado en estos momentos tan difíciles. Sé que no soy la mejor persona del mundo, y que a veces te he hecho sufrir, pero te aseguro que te quiero de verdad.