Sé que en los momentos difíciles me has estado apoyando incondicionalmente, y eso significa mucho para mí. Eres la única persona a la que puedo contar todo, y sabes que puedo confiar en ti ciegamente.

Eres mi mayor apoyo en los momentos buenos y en los malos, siempre estás ahí para mí, dedicándome tu amistad y tu comprensión. Cuánto hemos compartido a través de los años, hemos reído, llorado y pasado por momentos increíbles juntas.

 

 

Aunque separados estemos, sé que podremos seguir siendo las mejores amigas del mundo, tus consejos y sabiduría son invaluable para mí. Aquí estoy sentado en el sofá, bebiendo café y pensando en ti, ¿Por qué eres tan especial para mí? No lo sé con certeza, pero lo que sí sé es que no puedo pasar un solo día sin verte.

Siempre me alegras el día con tu sonrisa y tus abrazos, eres una persona increíble y me alegra haberte encontrado en mi camino. Me encanta pasar el tiempo contigo, ya sea riendo o llorando, tienes un gran corazón y eres una persona muy generosa.

Carta para mi mejor amiga hombre a mujer.

Cuando alguien nos dice “te quiero”, nosotros no podemos ignorar el significado que tiene esas palabras dentro de una relación. No importa cómo se pronuncien, ni siquiera cómo se escriban, lo importante es que sepamos colocar el sentimiento que hay detrás de ellas.

Ese sentimiento es el que nos lleva a querer estar siempre cerca de la persona que pensamos que nos va a hacer felices. Quizás en un principio te hayamos dicho “te quiero” sin saber muy bien lo que estábamos sintiendo, pero con el paso del tiempo ese sentimiento se fue transformando en mucho más.

 

 

Cuando nos vimos la última vez, pude ver en tus ojos la tristeza que te invade en estos momentos. Es un privilegio poder contar contigo en esta vida, espero que sigamos siendo amigas por muchos años más, aunque a veces discutamos por tonterías, nunca dejamos de querernos.

Tengo una gran nostalgia de los momentos en los que éramos solo nosotros dos, sin hijos ni familias. Recuerdo cuando éramos jóvenes y libres.

 

 

Eres la única persona a la que he permitido entrar en mi corazón y mira, ahora me voy y nunca podré volver. Si hay alguien en el mundo a quien quiero y admiro, esa eres tú, siempre estás ahí para escucharme, apoyarme y hacerme reír.

No tengo palabras para describir lo especial que eres para mí, nunca podré pagar todo el bien que me has hecho, pero prometo estar a tu lado en todo momento, para ayudarte cuando lo necesites. No hay nada que me haga más feliz que verte sonreír, tus risas contagian a todos y te hacen una persona increíblemente especial.

 

 

Eres la única persona en el mundo a la que puedo contarle todo, y sabes que puedes confiar en mí para lo que quieras. ¿Te acuerdas de aquella vez que fuimos de compras y nos compraste el mismo vestido? O cuando fuimos al parque de atracciones y nos montamos en todas las montañas rusas.

A veces me cuestiono cómo es que tengo la suerte de contar contigo como amiga, siempre estás ahí cuando te necesito, y nunca dudas en brindarme tu apoyo. No importa lo que pase en el mundo, sé que puedo contar contigo para reír y llorar, siempre hemos estado juntas en las buenas y las malas.

 

 

Tu amistad es preciosa y nunca cambiara, siempre serás parte de mi vida, porque eres la persona a la que más quiero en el mundo. Aunque no lo creas, también eres una gran fuente de inspiración para mí, tu fuerza de voluntad y tu optimismo son dos cosas que me encantan mucho de ti.

Sabes que puedo confiar en ti ciegamente, y eso significa mucho para mí, eres una persona íntegra y honrada, y eso me gusta de ti.