Nuestras mejores felicitaciones para ti en este día tan precioso, que el cielo siempre te proteja y que estés en paz, esperamos que encuentres la felicidad en el más allá.

Aunque tu madre ya no está físicamente con nosotros, sabemos que está muy feliz y orgullosa de ti, que sigas disfrutando de cada momento de tu vida, sabiendo que ella está a tu lado.

Eres la mejor madre que he tenido, y aún a pesar de que no estás físicamente aquí con nosotros, sigues siendo la mejor madre que podemos tener.

Querida madre, Ha pasado mucho tiempo desde que te fuiste, y aún sigo sintiendo tu ausencia, sé que estás en un mejor lugar y que estás cuidando de mí desde allá arriba.

Te echo mucho de menos, pero sé que estamos conectados de alguna forma y que nunca nos olvidaremos el uno del otro, gracias por todo lo que has dispuesto por mí durante mi vida.

Felicidades a una madre fallecida.

Fuiste mi consejera y mi protectora, eres la persona a la que más quiero en el mundo y siempre lo serás, espero poder verte de nuevo en el otro mundo y darte un abrazo.

Hoy es un día muy triste para nosotros porque ya no estás entre nosotros, pero queremos que sepas que estamos muy felices de haberte tenido como nuestra madre.

Esperamos que estés en el cielo regocijándote de toda la felicidad que mereces, te queremos muchísimo y te prometemos que nunca te olvidaremos.

Mi querida madre, te doy las gracias por todo lo que has dispuesto por mí a lo largo de mi vida, tu amor y tu apoyo nunca han faltado, y me has enseñado tantas cosas.

Sé que no estás aquí físicamente, pero permanecerás siempre en mi pensamiento y mi alma, espero que estés disfrutando una vida plena y feliz en el cielo.

Muchísimas felicidades en este día tan bello, que sepas que sigues viva en el corazón de tus seres allegados, que Dios te acoja en su seno y te dé la paz que tanto mereces.

Durante muchos años has sido una gran fuente de apoyo, has estado en nuestros momentos de alegría y de tristeza, y nos has enseñado sobre el verdadero significado de la palabra amor.

Hoy en día eres la persona a la que más echo de menos, tu sonrisa y tu bondad nos faltan terriblemente, te queremos y te echamos mucho de menos.

Esperemos que estés disfrutando de un hermoso descanso en el cielo, te queremos y te extrañamos terriblemente, mil gracias por todo lo que nos diste durante tu vida.

Eres y serás siempre nuestro orgullo, que en el cielo hayas encontrado la paz que tanto ansiabas, fue un privilegio haberte tenido como madre.

Aunque ya te has ido, en nuestros corazones sigues viva, siempre estarás en ellos, recordándonos tu amor tan completo.

Tu manera de ser, tu forma de entender, nos transmitiste tu alegría de vivir, tu amor y todos tus valores que nos ayudaron a ser mejores personas.

Madre: Aunque ya no estás físicamente entre nosotros, sigues viva en nuestros recuerdos y nos llenas de alegría cada vez que pensamos en ti.

Te queremos mucho y estamos muy tristes por tu pérdida, que Dios te bendiga y te conceda el descanso eterno, siempre estarás en nuestros pensamientos.

Querida mamá, en este día tan magnifico quiero desearte toda la paz del mundo, sé que estás en un lugar mejor y que desde allí nos estás cuidando mucho.

Lo que siempre voy a tener presente es el amor puro que me diste, pase lo que pase, ese amor que me hizo sentir segura y fortalecida en los momentos más difíciles.

Eres una fuerza que nunca se acabará, nunca dejarás de inspirarnos, guiarnos y amarnos, hoy celebramos tu vida y eternidad, siempre estarás en nuestro pensamiento, feliz Día.