Mi querida abuela, quiero que sepas que te quiero mucho y que lamento mucho tu pérdida, sé que estarás en un mejor lugar y que nosotros seguiremos aquí esperando verte regresar.

Te voy a extrañar mucho, pero sé que nos volveremos a ver en algún momento, fue un honor tenerte como abuela y estaré siempre agradecido contigo, siempre serás mi heroína.

Muchas gracias por sus felicitaciones a mi abuela, aunque lamentablemente ella ya no está entre nosotros, seguro que se alegraría de saber que todavía la recuerdan.

Te agradezco por todos los momentos que nos has hecho felices a mí y a mis hermanos, siempre estarás en nuestros corazones.

Mi amada abuela, te llevas un pedazo de mi corazón con vos, siempre fuiste una mujer fuerte, inteligente y cariñosa, sin duda alguna, fuiste el mejor ejemplo a seguir para mí.

Felicitaciones a mi abuela fallecida.

Hoy en día, extraño ese abrazo tuyo, tu cariño y esa risa contagiosa, pero sabes que siempre estaré junto a vos, en espíritu, te amo mucho, abuela.

Muchas gracias a todos los que nos han enviado felicitaciones por el fallecimiento de mi abuela, sus palabras nos han ayudado a pasar esta difícil etapa.

Te deseo lo mejor en el cielo, y estaré esperando ansioso tu regreso para seguir contándonos historias, riendo y disfrutando de tu compañía, te adoro abuela.

Aunque ya no está físicamente con nosotros, mi estimada abuela sigue siendo una parte muy importante de nuestras vidas.

Hoy, en su cumpleaños, quiero felicitarla por todo lo que nos ha enseñado, por su amor incondicional y por ser un ejemplo de fortaleza ante la adversidad.

Que pases un feliz día adorada abuela y que los muchos éxitos que hayas alcanzado en esta vida se multipliquen ahora en el cielo, te quiero muchísimo.

Mi abuela era una mujer increíble y me siento afortunada de haberla tenido en mi vida, siempre voy a extrañarla, pero estoy consciente de que está en un mejor lugar.

Mi querida abuela, eres la persona que más me ha significado en la vida, siempre fuiste un gran apoyo para mí, tanto en lo bueno como en lo malo.

Aunque no estás físicamente con nosotros, sabemos que sigues caminando junto a nosotros, nos llenas de alegría cada vez que recordamos tus momentos felices.

Mi estimada abuela, este es un día muy triste para ti, y para todos nosotros, sin embargo, estamos felices de que estés en el cielo, esperamos verte pronto y darnos un abrazo.

Te queremos mucho y estamos muy agradecidos por todo lo que nos diste, siempre serás una gran inspiración para nosotros, que Dios te bendiga por siempre.

Espero que aún me sigas cuidando desde allí arriba, te aprecio muchísimo y estaré siempre agradecido por todo lo que me diste durante nuestra corta pero intensa relación.

Era una persona muy especial para mí, con un gran corazón y una gran sabiduría, siempre estará en mi corazón.

Ella fue y será para siempre un ejemplo a seguir, siempre estuvo ahí para nosotros, nos apoyó en nuestros momentos difíciles y nos transmitió sus valores, gracias por todo lo que diste.

A pesar de que ahora ya no está físicamente con nosotros, estoy seguro de que su espíritu nos acompañará siempre, siento mucha gratitud abuela por todo lo que nos diste.

Agradezco enormemente a mi querida abuela que falleció, por estar presente en mi vida y por ayudarme a ser la persona que soy hoy en día.

Aunque ella ya no esté físicamente con nosotros, sé que todavía me está protegiendo y guiando, que descanse en paz.

Te echo de menos más de lo que puedo expresar con palabras, pero quiero que sepas que estamos muy felices por haberte conocido y por todo lo que nos has enseñado.

Te amo mucho y estoy muy triste por tu pérdida, siempre te recordaré con cariño y te agradezco todo lo que hiciste por mí, espero que estés en un mejor lugar, te adoro.