En el fondo de nuestro corazón todos sentimos que hay una Luz que nunca se apaga, un foco de esperanza que nos guía a través de las tinieblas.

Esperanza es la fe en la que nos apoyamos cuando todo lo demás falla.

La esperanza es como una estrella de fuego, que brilla en medio de la oscuridad y nos guía hacia el futuro.

La esperanza es una llama diminuta, pero si se le da la oportunidad, puede iluminar el mundo entero.

No pierdes la esperanza porque no la tienes, sino porque la tiras demasiado lejos.

Frases con la palabra esperanza.

La vida es una lucha, pero la esperanza es nuestra victoria.

La esperanza es un regalo que nos da la vida, una promesa de felicidad y un sueño por alcanzar.

No importa cuánto desmaye la esperanza, ella siempre volverá a renacer.

La esperanza nos permite soñar con un futuro mejor, aunque a veces parezca imposible.

No hay nada como un poco de esperanza para aliviar el corazón.

Siendo optimistas, todo puede mejorar, la esperanza nos permite ver el futuro con positividad.

La esperanza tiene una sonrisa en el rostro y una luz en los ojos.

La esperanza nos da una sensación de tranquilidad y nos da la fortaleza para enfrentar cualquier situación.

Pienso que la esperanza es uno de los mayores regalos que podemos darles a nosotros mismos.

Las esperanzas son como las estrellas; aunque no se vean todas las noches, siempre están ahí.

Las esperanzas son el motor que nos empuja a seguir adelante, son la luz que nos guía a través de las tinieblas.

Desgraciadamente, hay días en los que la esperanza es lo último que se nos ocurre, sin embargo, la esperanza siempre vuelve a resurgir.

Cuando la desesperanza toma el control de nuestras vidas, es cuando empezamos a caer en un pozo sin fondo.

La esperanza nos indica el camino a seguir a pesar de todas las dificultades, nos muestra que el futuro es incierto, pero que todavía hay una puerta abierta a la felicidad.

Cuando perdemos la esperanza, perdemos también la ilusión de un futuro mejor, sin esperanza, todo se vuelve gris y pesado.

La esperanza es el motor que nos impulsa a seguir adelante, a luchar por nuestros sueños y a construir un mejor futuro.

Si una persona tiene esperanza, significa que todavía cree en algo a pesar de todo.

Esperanza es la única cosa que nos permite avanzar cuando todo lo demás falla.

Cuando la esperanza se pierde, el mundo se vuelve un lugar melancólico, sin embargo, todavía quedan rincones en los que la luz de la esperanza brilla.

Aunque la esperanza se vea obligada a ocultarse muchas veces, nunca desaparece del todo, siempre está presente en el fondo de nuestro corazón.

Siempre es bueno esperar con la esperanza de que las cosas mejoren.

Aunque a veces la esperanza nos hace sufrir, es importante tenerla siempre presente porque nos ayuda a mantener la fe en el futuro.

Si la esperanza es la virtud de la constancia, entonces es la fuerza que nos permite caminar a pesar de todo.

Siempre hemos estado llenos de esperanza, en las peores circunstancias nos mantenemos optimistas.

Cuando todo parezca perdido, aún queda la esperanza de que las cosas pueden mejorar.

Aunque la situación sea desesperada, nunca perdamos la esperanza en que podemos salir adelante.

Cuando la esperanza se comparte, se convierte en un poderoso instrumento de cambio.

Siempre hay una luz de esperanza en el horizonte, brillando con fuerza, incluso en los momentos más oscuros de la vida.

Cuando la vida nos da lecciones dolorosas, esperanza es la que nos permite levantarnos y caminar con fe.