Justicia es lo que todos queremos, pero pocos están dispuestos a dar.

Es necesaria una justicia social para que todos puedan vivir con dignidad.

La justicia no es una simple cuestión de dejar que cada uno haga lo que quiera, sino de buscar el bien común.

Ningún hombre es perfecto, pero todos deben buscar la justicia, un país justo se convierte en una sociedad prospera.

Nunca se puede tener la justicia perfecta, pero siempre se debe intentar acercarse lo más posible.

Frases con la palabra justicia.

Las personas que están buscando la justicia son las mejores personas que existen en el mundo, ellos están buscando un mundo mejor para todos nosotros.

Ningún hombre es tan justo que no pueda ofender a Dios, si se aparta de la rectitud.

Solamente la verdad y la justicia pueden garantizar la durabilidad de una sociedad.

Perseguir la justicia es una tarea noble, es una virtud importante, lo que nos hace justos ante Dios.

No es fácil encontrar la justicia en el mundo, pero eso no nos impide buscarla y luchar por ella.

La justicia es como una bicicleta, si no te equilibras, te caes.

No hay justicia en el mundo hasta que no la hayamos creado nosotros mismos.

Hay ciertas cosas que la justicia, por sí sola, no puede hacer, necesitamos a la esperanza para ayudarla.

No podemos exigir la justicia si no somos capaces de darla.

Un corazón justo es una joya preciosa, y una mente recta es de un valor incalculable.

No busques la justicia en el mundo, busca la justicia en ti mismo porque es el camino hacia la felicidad.

Si se puede lograr la justicia, se puede lograr cualquier cosa, si no hay justicia, todo lo demás es negocio.

Cuando estamos seguros de que se ha cometido una injusticia, no podemos quedarnos callados: necesitamos hablar, expresar nuestra indignación y exigir justicia.

El fin de la justicia no es la venganza, sino el establecimiento de la paz.

No hay justicia más perfecta que la que viene de Dios, con esa justicia estamos seguros.

Cuando la justicia prevalece, se asegura el orden y la paz.

Cuando la justicia se impone, la paz se instala.

No hay una justicia perfecta, pero eso no nos impide seguir buscándola.

Luchar por la justicia es luchar por nuestro mundo.

La justicia tiene una larga memoria y una venganza lenta, pero segura.

Siempre he creído que la justicia es la única fuerza que puede hacer que el mundo avance.

Un mundo sin justicia sería un mundo de caos.

El que tiene la justicia en la mano, tiene el poder en la palma.

Las justicias son como las flores, que no se ven a menudo en los campos, pero que están allí, y hacen que el mundo sea un lugar mejor.

Si existe la Justicia en el mundo, ella tiene que estar en el corazón de cada persona.

Separar a las personas justas de las injustas es una tarea difícil, pero es necesaria para que la justicia prevalezca.

No hay justicia perfecta, pero la que hay es mejor que la falta de justicia.

Justicia es la verdad amparada por la ley, una trabajadora infatigable, que nunca duerme.

La justicia es una estrella que guía nuestro camino en la oscuridad, recompensando a los buenos y castigando a los malos.

A la justicia hay que pedírsela con el corazón, no con la violencia.

Es triste cuando la justicia tarda, pero es más triste aun cuando no llega.

No hay justicia cuando la igualdad no es igual para todos.

Si la justicia fuera una bailarina, daría igual impulso a todos los pies, es decir seria justa.

No importa el color de nuestra piel, el sitio donde nacimos o las creencias que profesamos, la justicia debe prevalecer para todos.