Gracias Dios, por darnos la dadiva de nuestros hijos, son una prosperidad continua en nuestras vidas y nos llenan de gozo cada día.

Gracias Dios por nuestros hijos, que siguen trazando el camino hacia el amor, la felicidad y la paz, que nos ayuden a ser mejores personas y que nos enseñen a disfrutar de la vida.

Dios, gracias por nuestros hijos, gracias por darles a nuestras familias la prosperidad de tenerlos en nuestras vidas, gracias porque nos muestran el afecto que existe en ti.

No hay nada en el mundo que pueda compararse a la alegría de tener un hijo, gracias, Dios, por darme esa alegría, ayúdame a ser un buen padre para ellos y a enseñarles a amarte y servirte.

Gracias, Dios, por darme un hijo maravilloso, el me llena de gozo y es mi fuerza en los momentos difíciles, ayúdame a ser un buen modelo para él y a enseñarle a amarte y servirte.

Frases de agradecimiento a dios por nuestros hijos.

Gracias, Dios, por nuestros hijos, gracias por la dicha que nos proporcionan, por estar con ellos en todo momento, por su gozo y sus risas.

Gracias Dios, por darnos a nuestros hijos, son una bendición para nosotros y no podríamos imaginarnos la vida sin ellos, te damos las gracias por cuidar de ellos y guiarlos en su sendero.

Gracias, Señor, por nuestros hijos. Señor, nos has dado el presente más grande que podíamos pedir, y estamos eternamente agradecidos, gracias por su hilaridad, sus sonrisas, y todo lo que nos hacen sentir felices.

Gracias a Ti, Señor, por darnos el privilegio de ser padres de este niño, tú sabes lo mucho que lo hemos esperado y deseado, te damos las gracias por la abundancia que nos has concedido.

Dios, nuestro Padre, gracias por estos hermosos regalos que nos has concedido, nos has bendecido con este precioso hijo que nos llena de agrados y nos enriquece el corazón.

Nos sentimos tan dichosos al tenerlos en nuestros brazos que no podemos expresarlo con palabras, solo podemos agradecer a Dios por habernos concedido esta gran dadiva.

Gracias Dios, por permitirnos tener estos hermosos hijos que nos llenan de regocijo cada día, ellos son la prueba viva de que tú nos amas y nos cuidas.

Los hijos son un regalo de Dios, nos dan regocijo y devoción ilimitado, les damos las gracias a Dios por darnos esta bendición en nuestras vidas.

Gracias, Señor, por nuestros hijos, nos has dado la abundancia de la vida y nos has permitido experimentar la alegría de su presencia.

Gracias Dios, por haberme dado el regalo más hermoso de mi vida, un hijo, él es mi rayo de luz en las sombras, mi motor de agrados y dicha.

Nos has dado la oportunidad de experimentar la inmensa felicidad de ser padres y nos has bendecido con el amor incondicional de ellos.

Los hijos son un obsequio de Dios, por eso agradecemos cada día por ellos, nos sentimos bendecidos cada vez que miramos sus caritas y nos llenamos de regodeo al escuchar sus risas.

Gracias porque nos has dado la oportunidad de ser padres y de cuidar de ellos, nos comprometemos a hacerlo lo mejor posible y a enseñarles todo lo bueno que sabemos.

Te agradecemos porque nos has dado la oportunidad de conocer el cariño incondicional, nunca antes habíamos experimentado un cariño tan puro y desinteresado.

Tus hijos son el mejor reflejo de tu afecto, enséñales a ser buenas personas, a amar a los demás, a ser tolerantes y respetuosos, gracias Dios por ellos.

Gracias, Dios, por nuestros hijos, por sus hilaridad y agrados, por su devoción incondicional, por su presencia en nuestras vidas.

Te damos gracias porque nos has dado la dicha de ser padres y por guiarnos en el camino de la crianza, ayúdanos a ser buenos padres y mayores sabios que ellos puedan admirar.

Gracias, Dios, por nuestros hijos, ellos nos muestran el cariño puro y nos enseñan lo que es la vida. Nos dan una razón para seguir adelante cuando todo parece perdido.

Gracias Dios por nuestros hijos, te damos las gracias por darles a nosotros una parte de ti, y esperamos que nos permitas disfrutar de ellos por el resto de nuestras vidas.