Sin importar edad, sexo, religión o profesión, cuando tienes respeto hacia otros, te amas a ti mismo.

Nací con el valor del respeto y poco a poco lo fui practicando, porque si a una persona respeto yo aspiro a ser respetada.

Cuando se tiene respeto, nos recuerda que alcanzamos paz y entendimiento con las personas.

Si quieres ser feliz, respeta a tu prójimo sin discutir.

Mientras tenga el autorespeto en alto, lograré que el respeto que otros me den sea mayor.

La razón que hará que te respeten, es que tú lo practiques también con tu prójimo.

Respeto. Es lo que otros merecen tener y tu mereces conseguir.

Frases para promover el Respeto

 Frases para promover el Respeto

Respétate a ti mismo como prioridad, para que los demás te respeten a ti sin dudar.

A través de la honestidad consigues respeto, cuando la otorgas consigues progreso.

Respetarte y respetar a otros es clave y hará que tu valor como persona brille.

No pierdas por ninguna causa el valor que debe conservar un hombre… el respeto.

Se dice que respetándote a ti te respetaran los demás, muéstrale a todos el respeto como valor primordial y eso te enaltecerá.

El deber de todo ser humano se llama respeto y éste debe ser retribuido.

Si quieres conseguir que te respeten, comienza por el respeto a los demás, este es un excelente paso.

Cuando existe el respeto, los seres humanos se comunican con armonía y solucionan eventualidades.

No olvides que somos seres humanos, sin importar raza, credo y posición social, todos merecen ser respetados para ganar valor.

Sin importar que tan largo sea el trayecto, la forma de tratarnos nos hace tener un viaje placentero.

Si entendemos el valor del respeto, nos respetamos y respetaremos a los demás.

Ante una diferencia debe haber más y más respeto, para evitar divisiones, pero fomentar el enriquecimiento.

El respeto es una bandera que nos guía como debe ser el trato con nuestros semejantes.

Todo tiene un límite, incluso ser cortés, si alguien te ofende ejerce tu derecho a respetarte a sí mismo.

Procura aprender sobre el valor del respeto, es una gota de sabiduría que te será útil en cada uno de tus días.

Mientas mantengas respeto hacia ti y a otros, tienes un regalo grandioso de la vida.

Es el respeto que te tienes como persona y el que le das a los demás lo que te define como persona de calidad.

En cada trato que tengas, muestra tu valor de respeto, te hará crecer y crecer sin detener.

Conservar la virtud del respeto motiva a quienes te rodean a estar atentos a tu personalidad y logros.

El respeto lo construyes, se gana y se posee, pero no se regala ¡consérvalo de forma extraordinaria!

Cuando respetas a otros y te respetas a ti mismo, tu ser sabe que has alcanzado una armonía extraordinaria.

Sentir respeto por uno mismo como principal valor, desencadenará el respeto que recibirás de los demás.

Mientras conserves el respeto por si mismo, será el escudo para protegerte del irrespeto de otros.

Lleva como bandera el respeto y los demás nunca te faltaran.

Ofréceme tu respeto y te ofreceré el mío, para que juntos compartamos un ideal verdadero que nos haga sentir grandes personas.

Mientras me ofrezcas respeto yo te lo ofreceré a ti, será una virtud especial que brillará entre los dos.

Respeto. Es lo que deseo prevalezca en nuestra bella amistad.

A través de un gran respeto que nazca entre los dos, hará que nuestro trato sea todo esplendor.

Cuando el respeto y los valores se unen, se resuelve cualquier adversidad y se comprenden sin equivocaciones.

Mientras mayor sea el respecto, mejor es el tato, es una gran forma de comunicarnos.

Merezco y mereces respeto, es una base de la igualdad para ambos.

Escuchar lo que tienes que decir es un respeto hacia ti, lo mereces al igual que yo si estuviera en tu lugar.

Aunque este en desacuerdo con tu idea, mereces mi respeto porque dentro de mi está sembrado ese valor especial.

No estás de acuerdo con mis ideas, pero quiero tu respeto por encima de ellas, practiquemos juntos este valor para entendernos mejor.

Seré honesto contigo, es respeto lo que exijo, porque todos merecemos este valor en donde vivimos.