Siempre tendremos un pedacito de nuestro corazón que estará en el cielo junto a nuestro bebé.

Nuestro bebé era la luz de nuestras vidas y ahora que se ha ido, nunca volveremos a ser los mismos, pero, aunque esté ausente, él o ella siempre estará en nuestros corazones.

Llorar por la pérdida de un hijo es comprensible, pero hay que tratar de sobreponerse lo antes posible.

Nuestro bebé era nuestro regalo del cielo, y estamos agradecidos por todo el tiempo que estuvo con nosotros.

Aunque la pérdida es inmensa, sabemos que estás en un lugar mejor y que nosotros te seguiremos amando siempre.

Frases perdida de un bebe.

Lamento mucho la pérdida de tu bebé, es una experiencia devastadora que nadie desea pasar, sé que es difícil recuperarse, pero te aseguro que lo harás.

Perdimos a nuestro precioso bebé y estamos destrozados, sentimos que nuestra vida no tiene sentido sin él, nuestro bebé era nuestra vida y ahora estamos completamente perdidos.

Queremos que regrese, pero sabemos que nunca va a ser así, nuestro bebé iba a ser nuestro mayor orgullo y alegría, pero ahora solo hay dolor y tristeza.

Apenas hace un mes que te fuiste y ya me siento completamente vacía sin ti, durante todo este tiempo he estado buscándote por todas partes, pero no te encuentro.

Sé que estás lejos, pero eso no me consuela, espero que estés bien y que pronto pueda volver a verte.

No puedo creer que haya perdido a mi bebé, es como si me hubiesen arrancado el corazón, sé que nunca volveré a ser la misma.

Todo lo que era importante para mí ahora carece significado, no puedo ni siquiera pensar en el futuro, sólo pienso en mi bebé y en lo mucho que lo necesito.

Que la luz de Dios alumbre su camino y que esté disfrutando de un hermoso cielo, espero que nos encontremos en un momento dulce de nuestras vidas.

Lamento mucho tu pérdida y estoy orando por ti, deseo que encuentres consuelo en las palabras de las Escrituras y en el apoyo de aquellos que te quieren bien.

Todo lo que queda es el dolor, el dolor de una madre que ha perdido a su hijo, el dolor de un padre que ha perdido a su hijo, es un dolor insoportable, agudo, punzante.

Eres la persona más importante en mi vida, la única persona por la que voy a luchar, la única persona por la que voy a llorar.

Es una tragedia la pérdida de un bebé, se pierde la alegría de la vida, el futuro y todo lo que podría haber sido, un bebé es un regalo de Dios y la vida sin ellos es una herida.

Todo lo que queremos es que nuestro bebé esté aquí, lamentablemente, eso nunca va a suceder, es muy difícil lidiar con la pérdida, es la experiencia más triste que podemos vivir.

Es muy doloroso perder a un bebé, siempre estamos con la esperanza de que todo va a estar bien, pero cuando se pierde un bebé, toda la esperanza se nos va.

Nos culpamos por no haber hecho más, por no haber podido salvarlo, es como vivir una pesadilla de la que nunca vamos a despertar.

Siempre vamos a sentir su falta, pero hay que intentar seguir adelante y esperar que el tiempo nos ayude a curar este dolor tan profundo.

La pérdida de un bebé es una experiencia devastadora para cualquier familia, es un golpe que no se olvida nunca y que marca para siempre.

Es normal que después de un tiempo el dolor sea menos intenso, pero nunca se va del todo, la ausencia de un hijo nunca puede ser llenada.