No la conozco de nada, pero es muy hermosa y sé que tiene una sonrisa que cautiva a todos, se me antoja estar a su lado y sentir el calor de su cuerpo acariciándome en la noche. Hoy que estás lejos, extrañándote mis pensamientos van en tu dirección y se derrama una lluvia de sueños sobre nuestro pasado.

A tu lado me sentía tan seguro como si el mundo no existiera y ahora que estás lejos siento que el mundo se me viene encima. Te he visto de lejos, y me he quedado prendado de ti como una mariposa a la luz de una vela, no sé quién eres, ni por qué estás en mi vida, pero te quiero con toda mi alma.

 

 

Eres una mujer hermosa y misteriosa, como la luna en una noche estrellada, te deseo con todo mi corazón, y espero que algún día podamos estar juntos. Cuando vuelvas a verme, dime que me quieres, cuando estemos solos, dime que me quieres, cuando nos abrazamos, dime que me quieres, porque yo te quiero a ti, desde el fondo de mi alma.

Hay algo en ti que me hace sentir vivo, y a pesar de las batallas que he tenido que luchar, tú eres la única que ha logrado mover mi corazón. Eres simplemente bella, desde el interior hasta el exterior y aunque no te conozco, siento una intensa conexión contigo.

Poemas cortos para enamorar a una mujer desconocida.

Es como si supiera que eres especial para mí, como si ya te hubiera amado en otra vida, si te vieras como yo te veo, no podrías negar que eres hermosa. A tu paso la gente se aparta, porque la magia que hay en ti es demasiado poderosa, no sabes el poder que tienes, el poder de enamorarme cada día un poco más.

Si alguna vez te encuentro, no me podré contener, y te abrazaré fuerte, como si fuera a desaparecer. Te diré que eres hermosa, aunque no te conozco, y prometo cuidarte, aunque quizás nunca te lo diga.

 

 

Solo, en la noche, mirándote dormir, yo sé que estoy enamorado de ti, de día, contigo, es aún mejor, y eso que ni siquiera sabes de mí. Pero yo sé quién eres, sé lo que piensas, sé lo que sueñas, eres una mujer hermosa, con un corazón puro y noble.

Si te viera en el acto de caer, me ocultaría entre tus alas para protegerte y nunca soltarte, si te viera llorar, te secaría las lágrimas y me quedaría a tu lado para consolarte. Si te viera sonreír, me contagiaría tu alegría y me reiría contigo hasta que se me salgan las lágrimas, pero por desgracia no te veo, sólo te puedo imaginar.

 

 

Eres única, bella y especial, como un diamante en el firmamento, no hay nada que no admire en ti, nada que no quiera tener a mi lado. Cuando estás lejos de mí yo me siento un mar en calma que solo tiene una forma de ser y es cuando estás junto a mí.

Poco a poco fui descubriendo tus encantos, tu forma de ser, y me enamoré perdidamente, eres única y especial, y por eso quiero dedicarte este poema. Yo creo en el amor a primera vista, porque el destino quiso que nos conociéramos, y desde el primer momento supe que eras para mí.

 

 

Eres como una flor, que crece en medio de la oscuridad, y que a pesar de todo sigue brillando, eres la alegría que me llena la vida, cuando estoy triste y solo. Tú eres la luz que ilumina mi camino, la esperanza que me hace seguir adelante, eres la inspiración que me da fuerzas cada vez que siento que todo está perdido.