Despertar y verte aún dormido el alma se me escapa y es en tu silencio sepulcral donde hallo tu presencia. Las palabras se empequeñecen cuando intento expresar lo que siento porque el vacío en mi corazón es demasiado grande para llenarse.

Cuando un ser querido se va no hay palabras que valgan sólo el dolor en el corazón que nos recuerda la absencia. Gracias por todo lo que me diste, gracias por ser mi amigo, hermano y padre, te recordaré siempre con una enorme sonrisa en el corazón.

 

 

Te echo de menos cada segundo, y no puedo esperar a volver a estar contigo, no sabes cuánto me alegro de que hayas encontrado la paz, y que estés en mejor lugar. Cuando se va un ser querido, cuesta mucho separarse de él, aunque sabemos que en el cielo está.

Lloramos por todo el dolor que nos causó su partida, pero alegres por el haberlo tenido a nuestro lado. Adiós querido ser querido, te deseamos lo mejor en tu nueva etapa, nunca te olvidaremos, ser querido, aunque la distancia nos separe.

Poemas para despedir o recordar a un ser querido muerto.

En nuestros corazones siempre estarás vivo, porque eres parte de nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro. No hay palabras para describir el dolor que siento en el corazón, sin ti la vida es una tortura, nada tiene sentido sin tu presencia.

Estoy segura de que estarás en mis pensamientos y en mi corazón para siempre, aunque nunca volvamos a vernos en esta vida. Perdimos la batalla sin merecerlo, fueron muchas luchas sin ganar, pero el orgullo nos lleva a seguir, y a enfrentarnos a la vida así.

 

 

Sabemos que estarás siempre con nosotros, en cada abrazo, en cada cariño, y que nunca nos dejarás de cuidar, aunque el silencio separe nuestros cuerpos. Con su partida, uno de nuestros sueños se ha ido con él, pero, aunque esté ausente, sus palabras y sus besos siguen vivos en nuestro corazón.

Te fuiste y nos dejaste el corazón roto, quizás en el cielo estés feliz, pero aquí en la tierra estamos llorando tu ausencia. Hay un vacío en nuestro corazón, un dolor inmenso que no se puede sanar, nuestro mundo se derrumba a nuestros pies y nos quedamos solos en este mundo.

 

 

Sin embargo, sabemos que estás en un lugar mejor y que ahora eres libre de todo dolor, te recordaremos con cariño y nos consolará saber que estás junto a Dios. Mi corazón se quedará en silencio en el fondo de mi alma guardaré la imagen de tu sonrisa y el recuerdo de tus abrazos intentaré superar esta pena que me consume poco a poco.

No puedo negar que me duele el corazón al pensar que ya nunca más te voy a tener a mi lado, aunque sabes que estoy aquí siempre contigo. No hay palabras para describir el dolor, lo único que puedo hacer es escribirte un poema y despedirme de ti como se mereces.

 

 

Te echo de menos cada segundo de cada día, y es imposible imaginar un futuro sin ti, pero sabes que estaré aquí, recordándote cada momento que pasamos juntos. Te recordaremos con cariño, como el ser especial que eres, te despido con un abrazo fuerte, con la esperanza de que estés en paz.

Podemos ver el mundo a través de tu mirada, que nos llenaba de luz en cada momento, te fuiste y nos dejaste con un inmenso vacío, un dolor que no cesa y una ausencia que duele. A veces las despedidas nos dejan un sabor amargo, una sensación de vacío en el corazón, a pesar de todo, merecemos el consuelo de saber que esa persona está en mejores manos.

 

 

Tu recuerdo nos acompañará siempre, a veces, en medio de la oscuridad aparece una luz tan intensa que ilumina todo el camino. Te echo de menos enormemente, pero sé que estás en un mejor lugar, te fuiste demasiado pronto, y aún hay tantas cosas que quiero decirte.