Hoy es un día triste para mí, ya que te estoy escribiendo esta carta para despedirme de ti, sé que esto no es lo que quieres oír, pero es la verdad. Hemos pasado por muchas cosas juntos y hemos compartido muchos momentos maravillosos, pero ahora me siento preparado para seguir mi camino sin ti.

Te escribo esta carta de despedida, porque he decidido marcharme de este mundo y no volver a verte. Espero que entiendas por qué he tomado esta decisión y que me perdones por todo lo que te he hecho sufrir.

 

 

Sé que no será fácil para ti vivir sin mí, pero te prometo que intentaré estar junto a ti en el cielo, protegiéndote y cuidándote. Hace mucho tiempo que sigo soñando con este momento, y por fin llegó, después de muchos años juntos, he tomado la difícil decisión de irme lejos, a un lugar donde no podamos estar juntos.

He decidido marcharme de tu lado para buscar nuevos horizontes, sé que esto será muy duro para ti, pero estoy seguro de que lo harás muy bien. Espero que podamos seguir siendo amigos cuando regrese y que seas muy feliz en todo lo que hagas.

Carta de amor para mi novia de despedida.

Aunque nuestro amor está lleno de altibajos, no puedo imaginar mi vida sin ella. Por eso, le escribo estas palabras con el corazón roto, sabiendo que nuestro destino nos separará en breve.

No sé cómo decirte esto, pero sabes que nuestro final estaba escrito desde el principio, aun así, es difícil afrontar este momento. Siempre te recordaré con cariño y te deseo lo mejor en tu vida, no quiero que llores por mí, no es justo.

 

 

Se que lo nuestro no era para estar juntos, te fuiste y me dejaste llorando en la soledad de nuestra casa. Quizás fue un error intentarlo otra vez, pero ahora estoy seguro de que el amor que sentí por ti fue el mejor que he experimentado en mi vida, pero aun así quiero despedirme con una carta.

Las palabras no alcanzan describir la magnitud de mi dolor al tener que despedirme de ti, sabes que esto es lo último que quiero hacer, pero por circunstancias ajenas a nuestra voluntad, nos vemos obligados a separarnos. No podré soportar la idea de no volver a ver tu dulce rostro ni de no poder escuchar tu risa, prometo no olvidarte nunca y lucharé por encontrarte nuevamente.

 

 

Quiero agradecerte todos estos momentos juntos, hemos compartido tantas cosas y hemos disfrutado de cada una de ellas, has llenado mi vida de alegría y felicidad y por eso estoy muy agradecido contigo. Sin embargo, he decidido que es hora de seguir nuestros caminos separados, ha llegado para mí el momento de emprender nuevos retos y experimentar otros aspectos de la vida.

No quiero que esto represente un final para nosotros, sino solo un cambio, espero que sigamos en contacto y que podamos seguir disfrutando de nuestra amistad. No sabemos si volveremos a vernos, quizás ni nos volvamos a hablar, pero esta carta es para ti, mi amor de despedida y aunque nunca hemos estado juntos físicamente, sé que nuestro amor es verdadero.

 

 

No quiero que pienses que te dejo porque no te quiero, es justo lo contrario, es porque te quiero demasiado que me duele tener que irme. Sé que nos volveremos a encontrar, en algún lugar del mundo, y cuando eso suceda, te prometo que estaré junto a ti para siempre.

Hoy es el día en el que me tengo que ir de tu vida, hoy es el día en el que me marcho para siempre de tu lado, no sabes lo mucho que me duele marcharme, pero es lo único que puedo hacer.