Un día como hoy, pero hace muchos años, nació una hermana que llenaría nuestras vidas de alegrías, hoy, ella nos ha dejado, pero nos ha dejado una legión de recuerdos, te queremos.

Mi querida hermana, te escribo estas líneas para desearte lo mejor en tu eternidad, sé que estás en un lugar mucho mejor y que estarás feliz allá arriba, te quiero mucho.

Espero que nos sigamos viendo en el cielo, ya que nunca podré olvidar todos los momentos felices que pasamos juntas, eres y serás siempre muy especial para mí.

Por todo lo que nos hemos ayudado a crecer y madurar, te quiero mucho y siempre estaré orgullosa de ti, un abrazo muy fuerte desde la tierra.

Mi querida hermana, nunca olvidaré todos los momentos felices que pasamos juntas, eres y serás siempre la persona más especial para mí en el mundo.

Felicitaciones para una hermana muerta.

Espero que descanses en paz y que encuentres el camino de regreso a nosotros en algún momento, te quiero muchísimo y estaré orando por ti.

Mi querida hermana, cuando recibí la noticia de tu muerte, mi corazón se rompió en mil pedazos, me quedé devastado y solo, te quiero mucho.

Durante estos largos meses sin ti, he llorado incontables veces tu pérdida y me pregunto cómo será el resto de mi vida sin ti, siempre fuiste mi mejor amiga.

La persona a la que recurría en las buenas y en las malas, siempre estuviste ahí para mí, siempre me apoyaste, eres y serás para siempre mi ángel guardián.

Te echo de menos tantísimo, hermanita querida, espero que estés disfrutando de una eterna felicidad junto a Dios, te quiero muchísimo y siempre voy a recordarte con mucho cariño.

No hay palabras que puedan describir lo mucho que te echo de menos, me siento tan solo sin ti, aun así, quiero recordar todos los buenos momentos que pasamos juntos.

Fue tan divertido saltar en el sofá contigo, reírnos hasta no poder más y preparar comidas juntas, sé que estás en un mejor lugar ahora, y espero poder reunirme contigo allá arriba.

Gracias por todos los momentos que compartimos juntos, siempre recordaremos las buenas risas y las conversaciones divertidas que tuvimos, esperamos verte en el cielo pronto.

Aunque estés lejos, nunca te olvidaremos. Siempre estarás en nuestros pensamientos y oraciones, que Dios te tenga en su gloria.

Tu ausencia es un dolor que no cesará de apretarme el corazón, pero estaré agradecida por todos los momentos increíbles que pasamos juntas, descansa en paz, querida hermana.

Hermana, querida hermana: Has muerto sanamente y en paz, y eso es algo que solo Dios puede saber, espero que hayas encontrado la felicidad en el cielo,

Querida hermana, te echo de menos en todos los momentos en que necesitaba tu apoyo y estabas ahí para mí, pero sobre todo echo de menos tu presencia en mi vida.

Mi hermana, quiero que sepas que aún te quiero y que todavía me duele tu pérdida, espero que estés en un lugar mejor y que sigas siendo feliz, espero verte de nuevo en el futuro.

Se que estás en un lugar mejor, y que nos estás cuidando desde allí, gracias por todos los buenos momentos que hemos compartido juntas, te quiero muchísimo.

No hay palabras que puedan expresar lo que siento por la pérdida de mi hermana, sé que estarás en un mejor lugar, pero aun así me duele mucho tu partida, te quiero mucho.

Muchas felicidades por tu hermana que ha muerto, ha sido una persona increíble y seguro que está en un mejor lugar, te queremos mucho y estamos aquí para ti en este difícil momento.

Mi hermana querida, merecías toda la felicidad del mundo y espero que en el cielo seas muy feliz, que Dios te bendiga eternamente, te quiero mucho, un abrazo.

Aunque ya no podamos vernos ni abrazarnos, nunca te olvidaré y te llevaré en mi corazón para siempre, descansa en paz.