La familia está para apoyarse, pero si un familiar te prestó dinero deberías en agradecimiento procurar pagarle. Es lo menos que puedes hacer en retribución por su gesto amable.

Si entre familiares no se apoyan ¿En quién podríamos esperar apoyo? Pero así como te presté dinero espero que seas consiente de que lo necesito de vuelta pronto.

Si la confianza se pierde en familia ¿qué nos queda? Eres mi familia por favor salda tu deuda. No permitas que mi confianza en tí se pierda.

Dicen que no deberíamos prestar dinero a nuestros familiares porque después ellos no serán responsables. Pero yo confío en tí y sé que saldarás tu deuda cuanto antes.

Siempre deberías poder contar con tu familia para recibir prestado dinero que necesitas, pero siempre deberías también tener la certeza de que tu dinero te van a devolver. Eres mi familia, por favor, devuélveme lo que te presté.

Frases para cobrar dinero a un familiar

Frases para cobrar dinero a un familiar

Familia es familia pero dinero también es dinero. Te presté y ahora necesito el dinero de nuevo.

El dinero que se presta se debe regresar, así no te haya prestado un prestamista si no un amigo o familiar. Por favor regrésame el dinero que te presté, lo necesito de verdad.

Te presté dinero confiando en que me lo regresarías porque somos familia. Sigo confiando en que quieres regresármelo pero si lo haces con prontitud te lo agradecería.

Escribo para recordarte que aún me debes el dinero que te presté y que lo necesito cuanto antes. Por favor, porque somos familia, NO ME FALLES.

Te recuerdo que hoy es la fecha límite en que acordamos que me regresarías mi dinero. Ser puntuales implica respeto y debemos serlo incluso si la deuda es entre familiares. Contigo cuento.

Con la misma diligencia con la que le pagarías a un prestamista deberías responderme a mí aunque seamos familia.

El que seamos familia no te da derecho a pedirme dinero sin intensión de devolvérmelo. Págame lo que me debes porque una buena relación contigo deseo seguir teniendo.

Si la familia nos falla ¿En quién más podríamos tener confianza? Por favor salda tu deuda, confío en que lo harás con la prontitud deseada.

El ser mi familiar no te da un pase permanente a recibir préstamos de mi parte si traicionas mi confianza. Saldar tu deuda es lo único que te garantizará que te prestaré cuándo de mí vuelvas a verte necesitada.

Hola, quería saludarte y recordarte que tienes un compromiso conmigo que deberías procurar cumplir cuanto antes. Las deudas entre familiares deberían con diligencia saldarse.

Porque somos familia, porque lo ideal es que mantengamos una relación unida, porque nuestra confianza aún no está perdida: “Te pido que recuerdes que me debes y que me pagues con la diligencia debida”.

A mi familiar moroso: Con cariño pero con necesidad le pido que me pague lo que me debe a la brevedad.

Espero que como mi preciado familiar comprendas que como a cualquier persona que me debe te debo exigir el cumplimiento de tu deuda. Es lo que mantiene mis finanzas enteras.

¿Estás allí? ¿Recibes mis mensajes? ¿Me lees? ¿Recuerdas que me debes y que tienes que pagarme? Atentamente: Un familiar que comienza a impacientarse.

¿Qué hora es? Hora de que por favor me pagues lo que me debes… Te esperé pero me ví en la necesidad de recordarte. Por favor, eres familia, no vayas a decepcionarme.

De un prestamista quizás podrías librarte, pero de mí, que soy tu familia no lo lograrás tan fácil. Me debes, por favor responsabilízate cuanto antes.