Nuestro bebé querido, nunca dudes de que estés amado, siempre tendremos una parte de nuestro corazón que late solo para ti.

Nuestro querido bebé, gracias por venir a nosotros y llenarnos de alegría durante el corto tiempo que estuviste aquí.

Esperamos que hayas encontrado la felicidad en el cielo, hemos sentido mucho tu falta en este mundo.

Nunca tendrás la oportunidad de experimentar la vida, pero tu presencia nos ha llenado de alegría durante el tiempo que estuviste con nosotros.

Eres y serás por siempre parte de nosotros, siempre estarás en nuestro corazón, nuestro único consuelo es saber que estás en un lugar mejor, donde no hay dolor ni sufrimiento.

Frases para un bebe que falleció en el vientre.

Cuando falleciste, te llevaste todo mi corazón, que pena no verte sonreír, ni escuchar tu voz, pero ahora sé que estas en un lugar mejor.

Te fuiste antes de lo que esperábamos, aún recuerdo el día en que te descubrimos en el ultrasonido y nos desilusionamos al saber que no íbamos a poder traerte al mundo.

Te fuiste mucho antes de que pudiéramos conocerte, aunque nunca estuviste entre nosotros, siempre serás una parte importante de nuestras vidas y en nuestro convivir.

Siempre recordaremos el amor que nos diste en el momento en que más lo necesitábamos, sin ti el mundo es gris, sin luz y sin color.

Sólo Dios sabe el porqué, pero nos quedamos con un vacío enorme en el corazón, eres y serás siempre nuestro bebé, el amor más grande que hemos sentido en nuestras vidas.

Se que estás en el cielo ya que has partido demasiado pronto, te queríamos tanto y éramos felices cuando te imaginábamos en nuestras vidas.

Cuando las lágrimas no son suficientes, cuando el dolor nos quema el alma, cuando la esperanza se va, solo nos queda un corazón roto.

Te fuiste demasiado pronto, antes de poder conocer el mundo, antes de poder sonreír, nos dejas un vacío inmenso, una herida que nunca cierra.

Te extrañaremos eternamente, nuestro bebé eres un angelito que nos ha dejado demasiado pronto.

Aunque nunca pudimos verte ni tocarte, sabemos que estuviste con nosotros durante todo el tiempo.

Nuestro bebé en el vientre ha fallecido, nos sentimos devastados y llenos de dolor, te hemos amado desde el primer momento en que supimos de tu existencia.

Aunque nunca pudimos conocerte, sabemos que eras una parte de nosotros, aunque te vayas, siempre estaré junto a ti.

Siempre pensaré en ti y te querré, espero que encuentres la paz y el amor en el cielo, no pudimos conocerte, pero en el cielo estará feliz y sano.

Fuiste un gran regalo para nosotros, aunque sólo lo pudimos disfrutar por un breve momento, te queríamos tanto, que ni siquiera el tiempo pudo impedir que fueras parte de nuestras vidas.

No sabemos por qué Dios decidió llevarte tan pronto, pero estamos seguros de que fuiste bendecido al irte aun antes de nacer.

Cuando te enteramos de que estabas enferma y que no tenías muchas posibilidades de salir adelante, nos derrumbamos, queríamos luchar por ti, pero sabíamos que era tu momento.

Hoy, cuando estás en un mejor lugar, queremos enviarte nuestro amor y nuestro cariño, sabemos que estás cuidando de nosotros desde allá arriba y que nos mantienes a salvo.

Sintete libre para llorar, para sentir el dolor y no esconderlo, es una pena que este angelito no haya podido venir a este mundo, pero sabemos que está en un lugar mejor.

Te escribo estas palabras en el cielo, porque tu alma ya no está con nosotros en este mundo, tu mamá y yo te queríamos muchísimo y lamentamos enormemente tu pérdida.

Aunque solo estuviste con nosotros durante un corto tiempo, nos has enseñado mucho, nos hubiéramos gustado verte crecer y conocerte mejor, pero el destino decidió de otra forma.