Número uno, responsabilidad emocional. ¿Tienes miedo de decepcionar a la gente? Puede comprometer tus compromisos, tu tiempo y tus valores para evitar herir los sentimientos de otra persona, pero ¿son sus sentimientos tu responsabilidad? Las personas con fortaleza mental se hacen esta pregunta pronto y con frecuencia. Muy bien, digamos que desear pasar una tarde relajante a solas. Justo cuando te estás preparando para la noche, tu amigo te invita a un concierto. Tu amigo parece muy emocionado por ir, pero tú estabas emocionado por una noche tranquila a solas. ¿Vas al concierto o te quedas solo en casa? Bueno, la mayoría de nosotros iría al concierto, ¿verdad? ¿Pero por qué es eso? Porque tenemos miedo de decepcionar a la gente. En el fondo, elegimos a otras personas sobre nosotros, especialmente cuando pensamos que se pondrán en nuestra contra. Pero si tienes fortaleza mental, sabes que las emociones de tu amigo no siempre son tu responsabilidad. Te sientes seguro y cómodo defendiéndote y no te sientes culpable cada vez que dices que no, porque las personas mentalmente fuertes protegen sus emociones antes que las de los demás.

Técnicas para ser mentalmente fuerte

Número dos, no te deben nada. Nadie te debe nada. Las personas mentalmente fuertes conocen esto como la palma de su mano. Puedes pensar que te mereces un ascenso, un aumento de sueldo o una oportunidad, puedes insistir en que has trabajado más duro que los demás, puedes asumir que deseas este sueño más que nadie, pero la simple verdad es que nadie tiene merece nada en la vida. Ninguna oportunidad caerá en tu regazo porque el éxito simplemente no es justo. Algunas personas se topan con oportunidades increíbles sin trabajar para ellas. Otros trabajan toda su vida y no obtienen nada. Es una pastilla difícil de tragar, pero las personas mentalmente fuertes lo saben. Es por eso que las personas con fortaleza mental actúan. Son los primeros en mostrar iniciativa, son los primeros en perseguir sus sueños y los últimos en renunciar a ellos. Las personas mentalmente fuertes saben que nada en la vida es fácil o automático. Trabajos, amistades, relaciones, todas requieren que hagas el trabajo pesado. Si no está dispuesto a tomar la iniciativa, es posible que tus sueños nunca se hagan realidad, sin importar cuánto los desees.

Como ser fuerte mentalmente y emocionalmente

Número tres, aceptar el caos. La vida a menudo está fuera de tu control, sin embargo, muchas personas intentan micro gestionar cada pequeña cosa. Están sobre sus amigos y familiares, exigen conocer cada detalle, intentan pensar detenidamente y prepararse para todos los resultados posibles, pero nunca estarás 100% al control del mundo que te rodea. Las personas mentalmente fuertes no intentan controlar todo, saben que la vida está llena de obstáculos e incógnitas, entienden que a veces el caos es la única opción, por lo que construyen límites mentales entre las cosas que pueden controlar y las que no pueden. Tu ética de trabajo, por ejemplo, es algo que puedes controlar. Puedes ser más productivo, puedes ser más disciplinado, puedes trabajar más y más duro que antes, pero no puedes controlar la forma en que tu jefe te percibe o las oportunidades que se te presentan. Tratar de controlar estas cosas solo te creará ansiedad y dudas. Entonces, encuentra fuerza en todas las cosas que puedes controlar, acoge todas las partes de tu vida que puedas afectar por tu cuenta, y si puedes separar estas cosas en tu mente, tendrás fortaleza mental.

Como ser fuerte mentalmente y emocionalmente

Número cuatro, inteligencia emocional. ¿Qué tan bien entiendes tus emociones? La inteligencia emocional es una señal muy común de fortaleza mental. Las personas que han pasado tiempo analizando sus sentimientos a menudo se entienden mejor a sí mismos como individuos. La persona promedio se esconde detrás de una gruesa capa de prejuicios y malentendidos. Asumimos que sabemos todo sobre nosotros mismos, pero difícilmente podemos encontrarles sentido a nuestros propios sentimientos. Las personas con fortaleza mental, por otro lado, se conocen a sí mismas en un nivel más íntimo. Utilizan la autorreflexión para descubrir malos hábitos, patrones y prejuicios en sus vidas. Esto no solo puede mejorar significativamente sus relaciones con otras personas, sino que también mejora tu relación contigo mismo. Te da un sentido de perspectiva sobre las cosas que haces y dices. Si eres una persona emocionalmente inteligente, es muy probable que también seas fuerte mentalmente.

Número cinco, cambiar de opinión. Las opiniones inflexibles son peligrosas, no importa el contexto, ningún argumento es inmune al cambio. Siempre habrá perspectivas que no has escuchado, siempre descubrirás cosas que te obliguen a replantear tus ideas, pero muchas personas hacen la vista gorda ante todo el conocimiento que no entienden. Las personas se pegan a sus opiniones, encuentran algo que entienden y creen que su opinión es la verdad, por lo que bloquean otras perspectivas, ignoran nuevas pruebas y se niegan a cambiar de opinión. Con el tiempo, esa terquedad crea ignorancia y una mente cerrada. Si eres mentalmente fuerte, sabes que las opiniones pueden cambiar y cambiarán. Consideras nueva evidencia, valoras las perspectivas de los demás y no tienes ningún problema en pedir ayuda, retroalimentación u otro punto de vista porque sabes que cambiar de opinión no significa que estés equivocado. Cambiar de opinión no significa que seas tonto o ingenuo, significa que estás aprendiendo y creciendo como persona. Así que sé flexible, ten la mente abierta y escucha lo que otras personas tienen que decir. Estés de acuerdo con ellos o no, el conocimiento te hará más fuerte.

Hábitos para ser mentalmente fuerte

Número seis, reforzando los límites. ¿Tratas de complacer a todos en tu vida? ¿Entras en pánico cuando alguien está molesto contigo? Este es un problema común, puedes sentirse ansioso al saber que alguien está enojado por algo que hiciste, puede sentirte culpable o avergonzado, por lo que haces todo lo posible para reparar el daño que has causado. Te esfuerzas demasiado tratando y fallando en hacer feliz a la gente, pero las personas mentalmente fuertes saben que es imposible complacer a todos. Entonces, en lugar de esforzarte demasiado, las personas con fortaleza mental crean límites, y dentro de esos límites, dedican libremente su tiempo y esfuerzo a otras personas. Pero solo están dispuestos a llegar hasta cierto punto, y ese límite gira en torno a su propia felicidad. Si ayudar a alguien más te lleva al suelo, entonces estás yendo demasiado lejos. Si complacer a los demás significa sacrificar tus objetivos, debes dar un paso atrás. La bondad y la generosidad son rasgos maravillosos, pero antes de que puedas hacer feliz a alguien más, tienes que hacerte feliz a ti mismo..

Formas de ser mentalmente fuerte

Número siete, acreditan su éxito. ¿Te disculpas por tu éxito? Trabajaste duro para llegar a dónde estás hoy. Dedicaste muchas horas, tomaste decisiones difíciles, hiciste tus propios sacrificios y ahora tienes algo de lo que estar orgulloso. Pero en lugar de abrazar tus logros, te avergüenzan, los socavas, te subestimas, te sientes culpable por algo que pasaste años persiguiendo con todo lo que tenías. Demasiadas personas cometen este error con regularidad, se disculpan por su propio éxito como si el éxito fuera algo de lo que deberías sentirte avergonzado. Pero las personas mentalmente fuertes aprenden a enorgullecerse de sus logros, se atribuyen el mérito de cualquier éxito que hayan encontrado en la vida porque se necesitó trabajo duro y dedicación para llegar allí. No tienes que presumir, no tienes que restregar tu éxito en las caras de las personas, pero no te avergüences del trabajo duro, elegiste tomar un camino difícil, elegiste hacer un sacrificio, así que siéntete orgulloso del camino que has elegido.

Número ocho, autocomparaciones. ¿Te comparas con otras personas? Mucha gente hace esto a diario. Tenemos una amplia variedad de medios de comunicación a nuestro alcance. Entonces, es fácil mirar a los demás y comenzar a criticarse a sí mismo. Ves influencers viajando por el mundo, ves emprendedores que encuentran un gran éxito en sus campos, ves artistas convirtiendo sus pasiones en carreras y comienzas a dudar de tus propios logros, pero no es constructivo ni justo hacer comparaciones. Nadie ha tenido las mismas experiencias que tú. Nadie tiene la misma historia que tú, y los sueños de nadie son exactamente como los tuyos. Por lo tanto, no te preocupe por cómo te comparas con los extraños en Internet, si ves a alguien delante de ti, no te preocupes por quedarte atrás. En cambio, mira hacia atrás a la persona que eras ayer y asegúrate de que estás avanzando en tu propia vida. Si creces un poquito todos los días ya eres mentalmente fuerte.

Número nueve, expresar emociones. ¿Tienes un temperamento explosivo? ¿Tus emociones se acumulan hasta que ya no puedes contenerlas? Muchas personas hacen frente a sus emociones enterrándolas profundamente, cada vez que cometen un error tratan de ignorar sus sentimientos. Pero con el tiempo, estas emociones se acumulan y salen de golpe cuando menos lo esperas. Por eso es que las personas mentalmente fuertes lidian con sus emociones en el presente, no reprimen sus sentimientos o fingen que están bien cuando no lo están, no ocultan la forma en que se sienten porque no hay razón para estar avergonzado de las emocione. Entonces, permítete ser vulnerable, analiza cómo te sientes y resuelve esos sentimientos lo mejor que puedas. Si puedes hacer eso, puedes ser una persona mentalmente fuerte.

Como ser fuerte mentalmente en el deporte

Número 10, alejarse. ¿Cómo manejan los conflictos? Si un extraño comienza a gritarte, ¿te defiendes o te alejas? Alejarse es una señal de fortaleza mental porque las personas fuertes conocen la diferencia entre un conflicto inútil y un conflicto útil. Pueden ir más despacio, mantener la calma y adquirir perspectiva, así que saben cuándo una discusión es una pérdida de tiempo. Se necesita fuerza para levantarse y luchar, pero se necesita aún más fuerza para alejarse.

Categorías: Psicología

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *